Ir a contenido

200 AÑOS DEL NACIMIENTO

Seis hitos pop de 'Cumbres borrascosas'

La obra maestra de Emily Brontë, de la que se cumple el bicentenario de su nacimiento, ha dejado huella en la cultura del siglo XX

Elena Hevia

Laurence Olivier y Merle Oberon en Cumbres borrascosas (1939). 

Laurence Olivier y Merle Oberon en Cumbres borrascosas (1939). 

'Cumbres borrascosas', la obra maestra de Emily Brontë, de quien el 30 de julio se cumple el bicentenario de su nacimiento, es un libro interminable cuya influencia sigue viva.  

El Heathcliff de Olivier 

Buena parte del mérito de que el protagonista de ‘Cumbres borrascosas’ no sea considerado un repugnante maltratador lo tiene la romántica película de William Wyler de 1939 que, como en la mayoría de las adaptaciones, solo contempla la primera parte de la obra. Como mandaban las reglas de Hollywood, el entonces bello Laurence Olivier estuvo lejos de encarnar a Heathcliff como un personaje diabólico.


Buñuel y el melodrama 

A mitad de los años 50, Luis Buñuel prendado de los aspectos más enfermizos de la novela realizó una mezcla de melodrama mexicano y apoteosis necrófila en ‘Abismos de pasión’, película que traslada la historia de amor (sin prólogo y sin segunda parte) al país azteca y tiene en su impactante final con Heathcliff (aquí Alejandro) desenterrando a Catalina en su cripta.


La canción que da miedo 

En 1978, la cantante británica Kate Bush llegó al número 1 en las listas de grandes éxitos con la cancion ‘Wuthering Heights’, compuesta por ella tras empacharse de la novela. Sus peculiares agudos ululantes en los que el fantasma de Catherine clamaba “¡déjame entrar!” helaron la sangre en las pistas de baile setenteras. Hoy a sus casi 60 años, Bush acaba de inscribir un poema suyo en un monolito situado en los páramos de York como uno de los actos conmemorativos del bicentenario de Emily Brontë.


La versión Monty Python

No hubo nada sagrado para el grupo cómico más iconoclasta y, naturalmente, la obra maestra de la literatura decimonónica no fue una excepción. En su imprescindible serie televisiva ‘Monty Python Flying Circus’, el sexteto colocaba a Heathcliff  (Terry Jones) y a Catherine alejados y encaramados a unos riscos mientras entre ellos se comunicaban en la distancia gracias a banderas de señales marítimas. 


La saga ‘Crepúsculo’

Las grandes novelas no tienen la culpa de las (malas) influencias que puedan suscitar. Y esta claro que sin ‘Cumbres borrascosas’, los 'best-sellers' y las películas para adolescentes de la saga ‘Crepúsculo’ hoy no existirían. Lo único bueno de esta influencia es que la autora Stephenie Meyer hace una década logró que el clásico se aupara al top de los libros más vendidos cuando en ‘Eclipse’, Bella Swan, fan de la obra, identifica su amor con el de los castos protagonistas de Brontë. 


Un antihéroe negro 

Emily Brontë describió a Heathcliff como “un gitano andrajoso” con “el pelo negrísimo”. La apuesta de la directora Andrea Arnold en la última de las versiones cinematográficas de la obra, en el 2011, va un paso más allá y oscurece la piel del antihéroe. Heathcliff aquí es negro como para acentuar la distancia étnica y social entre él y la sociedad victoriana que le rechaza. 

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando