Ir a contenido

EL ANFITEATRO

Cambio de director en el festival de Aix-en-Provence

Pierre Audi apuesta por mantener y profundizar la creación contemporánea

Bernard Foccroulle deja grandes espectáculos como 'Elektra' o 'Written on skin'

Rosa Massagué

Unna escena de la nueva producción de Ariadne auf Naxos estrenada en el Festival de Aix-en-Provence.

Unna escena de la nueva producción de Ariadne auf Naxos estrenada en el Festival de Aix-en-Provence. / PASCAL VICTOR

El Festival de Aix-en-Provence cambia de director, pero no de rumbo. A partir de la próxima edición Pierre Audi sucederá a Bernard Foccroulle que ha estado al frente del certamen lírico desde el 2007 y se va dejando el listón muy alto. Lo que el nuevo director pretende es profundizar la línea emprendida por su antecesor, es decir, más creación contemporánea, y continuar con la apertura del festival al Mediterráneo.

A la sombra de unos plátanos altísimos y frondosos en una mañana muy calurosa Audi anunció el programa operístico de su primera edición que se desarrollará del 3 al 22 de julio del año próximo y se abrirá con ‘Requiem’, de Mozart, interpretada por la orquesta y el coro Pygmalion que dirige Raphaël Pichon, en una versión escénica de Romeo Castellucci. Por primera vez en los 70 años de historia del festival se representará una ópera de Giacomo Puccini. Será ‘Tosca’ con la dirección musical de Daniele Rustioni y la escénica de Christophe Honoré. Y habrá sorpresa porque según dijo: “No tiene sentido en Aix ver una ‘Tosca’ tradicional”. Lo que pretende Audi es una mirada distinta.

La tercera ópera será ‘Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny’, de Kurt Weill, con Esa-Pekka Salonen al frente de la Philarmonia Orchestra, puesta en escena por Ivo van Hove. Seguirá el estreno en Francia de una obra del compositor alemán Wolfgang Rihm, ‘Jakob Lenz’, dirigida por Ingo Metzmacher con puesta en escena de Andrea Breth, una ópera que definió como “muy sofisticada y técnicamente complicada”.

El estreno mundial del festival será ‘The sleeping thousand’, del israelí Adam Maor, con libreto de Yonatan Levy que también firmará la puesta en escena. Elena Schwarz dirigirá el Ensemble Lucilin. Esta nueva ópera, interpretada en hebreo, trata según explicó Audi del impase en que se encuentra hoy Israel, de  su inmovilidad. Audi también quiere dar espacio a la música creada con tecnología avanzada y más experimental. En este capítulo presentará ‘Blank out’, del holandés Michel van der Aa, creador de ópera en 3D.

El director no quiso dar más detalles hasta el anuncio oficial de la edición 2019. Lo que sí aseguró es que han sido los artistas quienes han escogido la programación y los colaboradores. Sin embargo, algo faltará en la próxima edición y será la ópera barroca habitual en Aix. “En el 19 la ópera barroca hará vacaciones”, dijo, pero aclaró: “Esta no será la política a seguir. La tradición continuará”.

Lo que sí anunció Audi serán los compositores a los que se ha encargado ópera nueva para las próximas ediciones. “Es absolutamente esencial encargar una ópera nueva cada año”, dijo. Kaija Saariaho estrenará ‘Innocence’ en el 2020. Al año siguiente será un compositor palestino y hay conversaciones con Pascal Dusapin y con George Benjamin que cerraría el mandato de Audi en el 2023.

El nuevo director, un libanés que dejó su país en 1976 a consecuencia de la guerra civil en aquel país, y ha vivido desde entonces en Europa, ha impulsado con gran éxito iniciativas que parecían difíciles de arraigar. En los años 80 consiguió reabrir en Londres el teatro Almeida y convertirlo en un centro artístico de vanguardia. Durante diez años dirigió el Festival de Edimburgo. Sin embargo, su mayor logro ha sido dotar a Holanda de una tradición operística inexistente antes de su llegada a la dirección de la Ópera Nacional holandesa hace 30 años, dirección que abandona ahora. Hoy, aquel teatro tiene una de las programaciones operísticas más interesantes y creativas de Europa.

En Aix Audi quiere profundizar la apertura al Mediterráneo iniciada por su antecesor. “Tenemos la obligación de tender puentes, especialmente cuando la situación es peor en Oriente Próximo porque no hay solución, solo un endurecimiento de las posiciones”. El director considera su obligación utilizar sus orígenes para crear un diálogo: “Si los creadores no pueden hablar en su país, pueden hacerlo aquí”.  

El balance de Foccroulle tras dirigir el festival durante once años es muy positivo y deja algunos espectáculos de referencia como la creación mundial de ‘Written on skin’, de Benjamin; ‘Elektra’, de Richard Strauss, en una puesta en escena memorable de Patrice Chéreau; ‘La nariz’, de Dmitri Shostakóvich, animada por William Kentridge, o el estreno mundial de ‘Pinocchio’, de Philippe Boesmans. También hay que agradecerle la recuperación de varias obras del compositor del primer barroco Francesco Cavalli, así como el impulso a la Academia del festival que este año celebra su 20º aniversario, y la creación en su seno de la Orquesta de Jóvenes del Mediterráneo.    

Temas: Ópera

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.