Ir a contenido

CRÓNICA

Arrebato en Cap Roig con Luis Miguel

El artista mexicano desplegó su carisma y su repertorio de éxitos, con pop, boleros y rancheras, en la apertura del festival

Jordi Bianciotto

Luis Miguel, en su actuación del viernes por la noche en Cap Roig

Luis Miguel, en su actuación del viernes por la noche en Cap Roig / JOSÉ IRÚN

Una capa de aromático romanticismo tocada por acentos exóticos envolvió este viernes los jardines del Festival de Cap Roig en su noche inaugural. En el centro de la imagen, un astro de la música latina, Luis Miguel, derrochando galantería, modos escénicos clásicos y poderío vocal en un generoso concierto en el que recorrió hitos pop, tremendos baladones, boleros de alta cuna y, como clímax, un espectacular repertorio de mariachis en el que sacó pecho a la salud de autores como el docto José Alfredo Jiménez.

Cap Roig apostó esta vez, como pórtico de su programación, por una voz carismática, de jugosa biografía tal y como ilustra cada semana la serie ‘Luis Miguel’ en Netflix, y con tanto repertorio a su disposición que muchos de sus éxitos los empaqueta en ‘medleys’ para que no se quede ninguno (o casi) en el tintero. Eso sí, la puntualidad no será una de aquellas virtudes por las que el ídolo mexicano será recordado: el pasado domingo, en el Palau Sant Jordi, comenzó con 53 minutos de retraso, la misma cifra, clavada, que en Cap Roig. Pero una vez en materia hay decir que no se toma los conciertos a la ligera: entrega y disposición totales con el apoyo de una banda amplia, incluyendo tres metales y tres coristas, a los que se suman los 14 mariachis embarcados igualmente desde México. Espectáculo a lo grande, que en el espacio reducido de Cap Roig supo a exquisitez ajustada a sus contornos de festival ‘boutique’.

Elegancia y fuelle

Los conciertos de Luis Miguel son cualquier cosa menos lineales, pero no importa que pase del pop ‘funky’ ligero de ‘Si te vas’ y ‘Tu sólo tú’ a baladones como ‘Devuélveme el amor’, y de ahí al bolero y a la serenata tradicional con toda la corte de guitarrones y trompetas. Él es el principio y fin de su repertorio, y su estilo elegante y con fuelle vocal dominan el terreno más allá de cuál sea la canción elegida. Aunque entre ellas hubiera composiciones de autores del calibre de Juan Carlos CalderónJuan Gabriel Juan Luis Guerra.

La noche de apertura de Cap Roig fue, como es costumbre, no solo un evento de carácter musical sino una puesta en escena del arranque de la vida social veraniega en la Costa Brava. Público seguramente necesitado de un respiro estival que llenó la plaza central de los jardines e hizo feliz uso de la diversa oferta de restauración con la firma de Vía Véneto. Entre los asistentes, el alcalde de Palafrugell, Josep Piferrer, y el restituido delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, así como el director de la Fundación Bancaria La Caixa, Jaume Giró.

44.000 entradas vendidas

Con la exhibición de Luis Miguel echó a andar un Cap Roig que reserva para las próximas semans otros 27 conciertos hasta su cierre, el 22 de agosto, con el tenor Andrea Bocelli. El festival ha vendido ya 44.000 entradas y ha agotado el papel para 13 conciertos. La programación sigue su curso este sábado con Bryan Ferry, el que fuera cantante de Roxy Music, y acoge el domingo a Manolo García. Y en el horizonte próximo, Texas, Sting con el jamaicano Shaggy, Antonio Orozco… Un programa de actuaciones que contribuirá a desplazar paulatinamente el foco de la actividad de la música en directo de Barcelona a las localidades costeras, con Calella de Palafrugell asentada como plaza destacada.