Ir a contenido

ENTREVISTA

La Pegatina: "Aquí todo acaba sonando más o menos igual"

El grupo de Montcada i Reixac presenta 'Ahora o nunca', su disco estilísticamente más diverso, en el festival Cruïlla BCN

Jordi Bianciotto

La Pegatina: "Aquí todo acaba sonando más o menos igual"

IBAI ACEVEDO

La verbena global de La Pegatina da un paso al frente con ‘Ahora o nunca’, un disco que expande sus ensaladas de ritmos con nuevos cruces y matices instrumentales. El grupo lo presenta este viernes (2.30 de la madrugada) en el Cruïlla BCN. Hablamos con sus dos cantantes, Adrià Salas y Rubén Sierra.

Un disco no muy largo, 10 canciones, ¿no hay que abrumar a la gente?
Adrià Salas. Salió así por nuestro ‘timing’ y viendo cómo funciona la música. Ahora ves que la gente del trap tira una canción cada semana y que la forma de consumo de canciones ha cambiado. Un disco ahora lo escuchas, guardas las tres canciones que te gustan y ya está. Todo se consume rápido.

Pero, por lo visto, aún hay que sacar discos.
Adrià Salas: A nosotros todavía nos funciona. ¿Nos entrevistaría para su diario si solo publicásemos una canción? Este es el tema. Necesitas eso todavía para la promoción. Y porque vas componiendo y necesitas sacar cosas. De los 18 años a los 30 y pocos que tenemos, hemos ido madurando, escribimos diferente, y queremos que la gente lo vaya viendo. ¡Para este disco teníamos 30 canciones hechas! Sabe mal: 20 se perderán.

Han cambiado de productor: de Marc Parrot al argentino Rafa Arcaute. ¿Por qué?
Rubén Sierra: Fue el mismo Marc quien nos aconsejó cambiar. Nos dijo que buscáramos gente que nos pudiera aportar cosas nuevas, que estábamos en un punto en que podíamos experimentar. Rafa trabaja de una manera muy distinta. Nos dijo: “traed todos los instrumentos que tengáis en casa”. Y así hay canciones en que el bajo es un ukelele, y en otra aparece una gralla… El concepto no era venir ensayados sino ir al estudio a disfrutar y jugar con las canciones.

Adrià Salas. Nosotros componemos en rumba y en ska, y aquí no hay ninguna rumba ni ningún ska. Hay variantes, y una rumba se convierte en un country, y un ska en un merengue…

Arcaute ha trabajado con Andrés Calamaro.
Adrià Salas: Sí, en cuatro discos. Nos dijo que lo primero que le preguntó Calamaro fue: “¿has escuchado mi discografía?”. Le respondió que no y entonces le dijo: “siéntate aquí”. Y se pasaron tres días escuchando su obra completa. “Y ahora ya podemos empezar a trabajar”. También ha hecho discos de Spinetta, Calle 13, Residente…

¿Había un ánimo de apartarse de una cierta sonoridad de la escena catalana?
Adrià Salas: Queríamos aprender. Aquí todo acaba sonando más o menos igual, y nosotros estamos viajando mucho y somos un grupo muy diverso, policromático, muy de aquí pero muy de todo el mundo. Cantamos en muchos idiomas, somos catalanes pero tenemos dos miembros franceses.

La experiencia de ampliar la banda en La Gran Pegatina, ¿ha influido en el enfoque del disco?
Rubén Sierra: Sí, en la manera de trabajar: estábamos viciados y al venir gente nueva nos hizo ver que había otras maneras de hacer las cosas.

Adrià Salas: El disco habla mucho de la serenidad que se necesita para seguir en este mundo de la música. Nosotros estábamos obsesionados con La Pegatina y dejamos de lado familia, amigos, y hay un momento en que cambias de chip. Necesitas dedicar un trocito de tu vida a las personas que quieres. El disco habla de esto. De cambiar por dentro pensando en vivir el presente. ‘Algo está pasando’ lo explica bien.

El disco empieza con una canción, ‘Ahora o nunca’, dueto con Dani Macaco, que alude a Barcelona: “Barna con gusto no pica”.
Adrià Salas: Desde el 92, la ciudad se ha enfocado al turismo, de cara afuera, y se ha olvidado a la gente que vive aquí. Pero ponemos Barcelona como ejemplo de todo lo que pasa a escala global. La deshumanización que vive Barcelona, en que sientes que la ciudad cada vez es menos tuya y más de los especuladores, la sentimos en general: estamos todos con el móvil, opinando lo que quieren que opinemos… Y esto es ‘Ahora o nunca’: o volvemos a los orígenes, a ser humanos de nuevo, o ganarán ellos.

Tres años después del último cambio de color político en el ayuntamiento de Barcelona, ¿se sienten decepcionados?
Adrià Salas: Bueno, hay unas élites, bancos, grupos empresariales, que no dejan que las causas sociales tiren adelante. Entonces, un partido entra en el gobierno y se da cuenta de que tiene las manos atadas por estos temas, y que todo el mundo va en su contra. Es complicado. Pero nosotros votamos en Montcada i Reixac, ¿eh? (ríe).

¿La Pegatina es un grupo generacional?
Rubén Sierra: Yo creo que el público se renueva. Está el que nos descubrió al principio y que ahora ya no nos puede ver, el que nos sigue y viene con su familia, el que nos descubre ahora… Tocar en festivales ayuda a que haya un cambio generacional: este año hemos estado en Viña Rock, Canet Rock, ahora Cruïlla BCN, Arenal Sound, Sonorama… En estos sitios te descubre mucha gente.

Están enganchados a los escenarios: incluso sin estar de gira se les ha visto este año como invitados de conciertos de Sabor de Gràcia, Gertrudis, Amparanoia…
Rubén Sierra: ‘¡Y yo hago de ‘dj’ en  Apolo! Sí, tenemos mono, Como nunca nos hemos drogado para tocar, nuestro cuerpo segrega esa adrenalina y la quiere canalizar. ¡Nos exige no parar!

0 Comentarios
cargando