Ir a contenido

ENCUENTRO

El Forum Edita Barcelona cierra sus puertas con satisfacción

Uno de los debates más intensos propugnó el mantenimiento de la capitalidad de Barcelona en la edición en castellano

Elena Hevia

El editor mexicano Ricardo Cayuela, en el Forum Edita

El editor mexicano Ricardo Cayuela, en el Forum Edita / Ramon Marques

El Forum Edita, el encuentro anual del libro y la edición impulsado por el Gremi d’Editors de Catalunya, que este viernes ha cerrado sus puertas en Barcelona tras tres días de intenso debate en pos de establecer radiografías y pensar modelos innovadores en el ecosistema del libro. Lo hace en un momento poco dulce para la lectura en dura competencia con los cada vez más en alza hábitos televisivos. Nada nuevo. Ojo a uno de los datos barajados en los encuentros: los españoles dedicamos cada día tres horas a ver la televisión (échale la culpa a las series) y tan solo 23 minutos a la lectura. La cita ha convocado a grandes de la escena internacional, editores y prescriptores como Markus Dohle, CEO de Penguim House; Rüdiger Wischenbart, una de las personas que más sabe y mejor conoce la Feria de Fráncfort; Vicent Monadé, presidente del Centre National du Livre y en el capítulo de rostros populares, que los ha habido, Ferran Adrià que acudió no como cocinero sino como padre de la Bullipedia y Almudena Grandes, como autora invitada.

Muy posiblemente el gran titular informativo de los debates lo dio el director de Random House en México Ricardo Cayuela, en su intervención, cuando instó a la sociedad y los políticos catalanes a pensar seriamente si de verdad están dispuestos a mantener Barcelona como capital editorial del mundo en castellano. Cayuela tuvo muy claro que el Gremio de Editores tiene qué enfrentarse a la gran pregunta: “¿Barcelona quiere ser una ciudad cómoda, burguesa y un hermosísimo parque temático? ¿O quiere ser el corazón vivo y conflictivo de una lengua de más de 350 millones de usuarios? Esa es la cuestión que debe plantearse y la decisión que tome, sea la que sea, será respetable, pero es importante hacérsela”.

Piensa Cayuela que para los latinoamericanos es muy difícil que una capital latinoamericana sea reconocida por todos. México, por ejemplo, sigue mirando, según su opinión al vecino del norte, Estados Unidos, y su liderazgo latino no tiene consenso (de hecho, Buenos Aires o Bogotá, tampoco lo tendrían fácil). Madrid, otra opción, está demasiado vinculada a una cierta percepción colonizadora del pasado. En cambio, sostuvo el editor, Barcelona lo tiene todo para hacerse con el poder, así que, para él, rechazarlo sería poco menos que “un suicidio cultural”.   

Sinergia con la industria editorial catalana

El presidente del Gremi d’Editors de Catalunya Patrici Tixis, que junto al crítico Javier Aparicio y el periodista Sergio Vila-Sanjuán, dirige el Forum Edita, enlaza esta opinión con las sinergias que la industria editorial en castellano establece con la edición en catalán. “Hay muy pocas lenguas que con un mercado de siete millones de personas se puedan permitir editar unos 8.000 títulos al año y si esto es posible es gracias a la existencia de una industria editorial muy potente en español que ‘cede’, por así decirlo, al catalán servicios y su capacidad para llegar al lector”, explica poco después de la clausura de este viernes.

El otro gran tema tratado en las jornadas es el del apoyo institucional, tan en horas bajas en España. Monadé, con la francesa satisfacción de saber que un lector habitual en su país lee 16 libros al año en comparación con los 11 españoles (del hecho de que en España un 60% de la población lea solo un libro al año ya ni hablemos), reivindica el proteccionismo de Estado que Francia siempre ha sabido practicar respecto a la cultura francesa como gran valor interno y exportable. Tixis resume: “España es el cuarto país económicamente más potente de la Unión Europea pero nuestro índice de lectura, nuestras políticas educativas y culturales, no están en consonancia con ese rango”.  

0 Comentarios
cargando