Ir a contenido

EL ALUD VERANIEGO DE CONCIERTOS Y FESTIVALES

Catalunya vive una avalancha musical en julio

Los escenarios catalanes acogerán en los próximos días una invasión de grandes figuras, de Shakira a Luis Miguel, pasando por estrellas como Kiss, Rufus Wainwright, Pearl Jam, Serrat o Beyoncé

Jordi Bianciotto

Pasados el Primavera Sound y el Sónar, la música sigue y se multiplica en nuestros escenarios con un marcado énfasis en este punto del mes de julio: macroconciertos y citas de pequeño formato, festivales urbanos y ciclos de verano, alimentan una auténtica avalancha de propuestas con perfiles muy abiertos, que incluye a nombres tan diversos como Luis Miguel, Kiss, Shakira, Pearl Jam, Beyoncé, Rufus Wainwright o Serrat, por solo mencionar a unos cuantos. Eventos concentrados en Barcelona pero con ramificaciones destacadas en otros escenarios catalanes.

¿Qué está ocurriendo? Bien, la concentración de música en directo en el mes de julio es un clásico de cada año, reforzado por el paulatino desplazamiento del negocio musical al directo, en perjuicio de la grabación, y que estalla en estas semanas en que la bonanza climática y el mayor tiempo libre nos empujan a salir a la calle. Hay una confluencia de intereses entre promotoras y marcas patrocinadoras, así como un culto al ‘star system’ frente a otras nociones de la música más horizontales. En esa idea de rito estival quedan un poco fuera de plano los conciertos en salas, salvo los de grandes figuras.

Del heavy metal a la ranchera

La oferta musical de este jueves es el indicativo e intenso pórtico de lo que viene: en esta jornada se concentran el arranque del festival de tres días Rock Fest Barcelona, en Can Zam (con estrellas metaleras como Ozzy Osbourne y Judas Priest), los conciertos de Lenny Kravitz en el Poble Espanyol y del eurovisivo Salvador Sobral en el Festival de Pedralbes, así como el nuevo espectáculo de Albert Pla, ‘Miedo’, en el Mercat de les Flors, dentro de la parcela musical del Grec.

El viernes, Shakira, con su gira ‘El Dorado’, la primera en siete años, en el Palau Sant Jordi (donde repetirá el sábado), y Serrat, con la primera fecha en Catalunya de ‘Mediterráneo de capo’, en el Festival Castell de Peralada. El fin de semana, Canet Rock convocará a los jóvenes fans de grupos catalanes como Txarango, Els Catarres y Els Amics de les Arts, mientras que Peralada acogerá al ‘dandy’ del pop Rufus Wainwright, y el Festival Jardins de Pedralbes, a los legendarios The Jacksons. Y en el Sant Jordi, el astro latino Luis Miguel, en boga por su disco de rancheras y por la serie televisiva inspirada en su peripecia vital.

De la urbe a la costa

El ritmo no decaerá la próxima semana, cuando el clásico grunge Pearl Jam acuda al Palau Sant Jordi (tras 12 años sin visitarnos) y la estelar pareja que forman Beyoncé y el rapero Jay-Z asalten el Estadi Olímpic (recinto que acogerá su tercer y último concierto de este año tras los de Bruno Mars y Guns n’Roses). Espectáculo este que se solapará con el de Leon Bridges en Pedralbes (que al día siguiente acogerá al brasileño Seu Jorge) y los de Eels en Barts y Queens of the Stone Age en Razzmatazz. El jueves 12 de julio, el último gran festival urbano de la temporada, Cruïlla BCN, abrirá el parque del Fòrum a figuras como el que fuera líder de Talking Heads, David Byrne, así como a Jack White, Justice, The Roots, Orbital y Bunbury. Y al día siguiente, mientras Pedralbes acoja a Katie Melua, los focos apuntarán a la vez al circuito de la Costa Brava: Jack Johnson en Porta Ferrada (Sant Feliu de Guíxols) y Luis Miguel abriendo el Festival Jardins de Cap Roig (Calella de Palafrugell), una muestra por la que ese mismo fin de semana desfilarán Bryan Ferry y Manolo García.

Si a esas alturas el aficionado a la música no se ha declarado en ruina, debe saber que los conciertos seguirán: ahí estarán el Mas i Mas Festival, en paralelo a las citas ampurdanesas y a otras plazas en alza, como el Festival de Cambrils. Muestras que no responden a un modelo existencial único, que pueden reposar en presupuestos públicos o en fundaciones bancarias, casinos o en la complicidad de marcas cerveceras. Equilibrios que dan impulso a la poderosa ecuación de verano y música en directo.

0 Comentarios
cargando