Ir a contenido

CRÓNICA DE FESTIVAL

Calexico, sin muros ni fronteras en el Vida Festival

El grupo de Arizona llama al entendimiento entre culturas y músicas en la jornada inaugural del Vida Festival

Juan Manuel Freire

Joey Burns, en el concierto de Calexico en el Vida Festival

Joey Burns, en el concierto de Calexico en el Vida Festival / MIKA KIRSI

El nombre de Calexico ya lo dice casi todo: habla del encuentro entre California y México, o, en términos estrictamente musicales, el cruce de las músicas de raíz estadounidenses con sonidos de México (y otras partes de Latinoamérica).

En los tiempos que corren en EEUU, con Trump separando familias en la frontera, su propuesta parece tener más sentido que nunca, y Joey Burns (voz y guitarra) no evitó hacer referencia al drama de esos padres e hijos antes de asaltar “Voices in the field”, hallazgo del nuevo álbum 'The thread that keeps us', en la jornada inaugural del quinto Vida Festival.

Padres e hijos: de eso se compone buena parte de un festival que apuesta por la construcción de un paisaje inusualmente idílico (este año, con el espacio-tiempo como leitmotiv conceptual) donde los mayores no se sientan demasiado mayores y los pequeños descubran el poder de la música.

Del indie rock a la cumbia

En tercera o cuarta fila de Calexico, una niña de no más de cinco años subida a lomos de su padre se tragó el concierto completo no solo sin rechistar, sino aplaudiendo cada tema y bailando los más rítmicos.

El grupo de Joey Burns y John Convertino (batería) sabe hacer indie rock de alta gama (como en la apertura del jueves, 'End of the world with you'), pero se gana realmente al público cuando más juega con la fusión con géneros latinos, como el mariachi en la ya lejana 'Across the wire' o la cumbia en 'Under the wheels', 'Cumbia de donde', 'Flores y tamales'… La penúltima trajo al escenario a Amparo Sánchez, y la última fue cantada con solidez por Jairo 'Depedro' Zavala, desde hace años miembro oficial de la banda.

En la recta final cayeron unas gotas, pero entre que no era nada importante y había ganas de marcha, nadie se movió. La antigua Amparanoia aprovechó una de sus improvisaciones en 'Güero canelo' para celebrar a los "valientes" de Vilanova que habían aguantado el tímido aguacero. Pues cómo no.

De viaje por Los Planetas

Fue acabar Calexico y, sin descanso, empezar en el escenario de enfrente otra fiesta: Curtis Harding, desde Atlanta con su soul retro insuflado de rock de garaje, un poco como si otro Curtis, Curtis Mayfield, liderase a The Black Lips. Mejor cuanto más pop y bailable, acabó de meterse al público en el bolsillo con 'On and on', a la que siguieron aciertos adicionales como 'Ghost of you' y 'Heaven’s on the other side'. La hiperactividad de 'Need your love' delata su pasado como colaborador de CeeLo Green.

La noche acabó para muchos (había que guardar fuerzas para viernes y sábado, días más serios de Vida) con Los Planetas, quienes ofrecieron lo que pareció un resumen de carrera, de delante hacia atrás; del rock que integra el lenguaje flamenco a las exploraciones más psicodélicas y dreampop, y de ahí a los perdigones noise. Repertorio siempre alucinante, pero quizá, sobre todo, a la altura de una espléndida 'Toxicosmos' con guitarras evanescentes marca Cocteau Twins. Como Jugador Más Valioso, un Eric Jiménez que se pasó la actuación haciendo saltar relámpagos de su batería.

Temas: Vida Festival

0 Comentarios
cargando