Ir a contenido

ARTE

Seis esculturas de Tony Cragg se unen al ecosistema de les Arts i les Ciències

La Fundación Hortensia Herrero seleccionará una de las obras para ser exhibida en la exposición permanente

Seis esculturas de Tony Cragg se unen al ecosistema de les Arts i les Ciències

CIUTAT DE LES ARTS I LES CIÈNCIES


 La Ciutat de les Arts i les Ciències tiene desde hoy seis nuevas esculturas, creadas por el artista  Tony Cragg (Liverpool, 1949), que decoran algunos de sus lagos y pasillos más emblemáticos gracias al mecenazgo de la Fundación Hortensia Herrero. La exposición 'Seis Esculturas', inaugurada hoy por el propio artista y la vicepresidenta de Mercadona, Hortensia Herrero, permitirá a los visitantes del complejo diseñado por Santiago Calatrava disfrutar de la obra del británico hasta el 4 de noviembre.

Las esculturas, tres de ellas creadas expresamente para esta exposición, se han distribuido a lo largo de la Ciutat de les Arts i les Ciències y cuatro de ellas descansan sobre el agua de diversos estanques del recinto. Al igual que en la exposición de Manolo Valdés del año pasado, en esta ocasión se volverá a elegir una escultura de las expuestas para que se exhiba de manera permanente, pero Herrero ha afirmado que este año lo decidirán desde la Fundación y no por votación popular.


Algunas de estas obras son superiores a los seis metros y cuatro toneladas y están realizadas en diversos materiales como bronce, acero y fibra de vidrio, que el artista británico ha moldeado para crear formas orgánicas. Tony Ragg, quien ha sido reconocido con diversos galardones internacionales como el de Académico de la Royal Academy of Arts de Londres (1993) o el de Académico de la Academia de Bellas Artes de Berlín (2001), ha confesado sentirse "encantado" con el resultado final.

Red invisible 


El británico ha explicado que para estructurar la muestra ha elegido cinco temas que tienen una relación entre ellos y los ha distribuido alrededor del área, de manera que forman una "red invisible" entre ellos. Asimismo, ha subrayado que su idea no es "entrar en competición" con la obra del valenciano Santiago Calatrava, ya que "la escultura es muy diferente de la arquitectura".


"La arquitectura tiene que ser funcional, incluso si es muy atrevida como aquí. La escultura tiene la enorme ventaja de que no tiene que dar un servicio, por eso es tan maravillosa", ha asegurado Ragg. Por su parte, Hortensia Herrero ha destacado que es "un placer adornar València" con esculturas de un artista "reconocido a nivel internacional". 

0 Comentarios
cargando