Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'78/52': o cómo Hitchcock revolucionó el terror en 'Psicosis'

Un valioso documental de Alexandre O. Philippe que reivindica, si es que era necesario hacerlo, la importancia de 'Psicosis' y la maestría de la legendaria secuencia de la ducha

Quim Casas

Tráiler de 78/52. La escena que cambió el cine 

item

78/52. La escena que cambió el cine ★★★★

Dirección: Alexandre O. Philippe

Con: Bret Easton Ellis, Peter Bogdanovich, Jamie Lee Curtis, Elijah Wood, Guillermo del Toro, Danny Elfman

Título original:  '78/52'

País: Estados Unidos

Duración: 91 minutos

Año: 2017

Género: Documental

Estreno: 29 de junio del 2018

Quizás el cine, en el sentido amplio de la palabra, no lo cambió, pero es evidente que Psicosis en general y la escena de la ducha en particular significan un antes y un después en muchos sentidos. Técnicamente: es una lección de montaje moderno. Temáticamente: inaugura la modalidad del cine de terror conocida como slasher, en la que el psicópata mata a sus víctimas con un gran cuchillo de innegables connotaciones sexuales. Narrativamente: tuvo el valor de hacer desaparecer a su teórica protagonista, Janet Leigh, la mujer asesinada en la ducha, a los 40 minutos de metraje, lo que en su momento, 1960, supuso un verdadero shock y una alteración radical de la narrativa clásica del cine de Hollywood.

Conceptualmente: Alfred Hitchcock demostró que podía plantearse una producción con métodos y medios televisivos, entonces la competencia directa de las salas de cine. Visualmente: el baño y la ducha, espacios sacrosantos de nuestra vida doméstica, era violentamente alterado; desde entonces, la ducha nunca ha sido un lugar seguro para las protagonistas del cine de terror. Dramáticamente: Psicosis nos proyectó contra nuestros más íntimos temores, enseñando que el horror podía proceder del amable vecino de al lado. Ed Gein, el primer asesino en serie considerado como tal en Estados Unidos, está detrás de Norman Bates, como después lo estuvieron los matarifes enloquecidos de La matanza de Texas o el niño que mata a su hermana a cuchilladas de La noche de Halloween.

De todo esto, y más, se habla en el documental que reivindica, si es que era necesario hacerlo, la importancia de Psicosis y la maestría de esta secuencia, de menos de un minuto de metraje, que es desmenuzada por los entrevistados desde todos los puntos de vista. Iluminados en estudio con una fotografía que recuerda a la propia del filme de Hitchcock, en el mismo tipo de blanco y negro, actores, directores, escritores, músicos, montadoras, críticos e historiadores, de Elijah Wood, rendido a la magia del filme, a Bret Easton Ellis, escritor que ha retratado patologías similares en alguna de sus novelas (American psycho), aportan informaciones e interpretaciones sobre la película, la figura de Bates, el montaje de la escena de la ducha, la composición musical, la creación de los sonidos orgánicos, la influencia que sigue teniendo, el trabajo de Anthony Perkins (uno de los entrevistados es su hijo) y Janet Leigh y los miedos de Hitchcock poco antes de estrenarla, ya que se jugaba su futuro como cineasta de élite, uno de los más populares y personales de los años 40, 50 y 60 en el contexto del viejo Hollywood, con una propuesta tan radicalizada y violenta.

Psicosis pasó el corte de su época, aunque no gustó a todo el mundo. Hoy es un clásico moderno. Los fans del género de terror la tienen en un pedestal. Sigue inquietando como hace casi 60 años y en las escuelas de cine se analiza plano por plano el montaje del asesinato en la ducha. ¿Alguien da más? Sí, el director Alexandre O. Philippe con este valioso documental.

0 Comentarios
cargando