Ir a contenido

igualdad y diversidad

Hollywood quiere fumar la pipa de la paz con mujeres y negros

El 49% de los invitados a formar parte de la Academia de Cine estadounidense son féminas y el 38%, personas de color

Beatriz Martínez

Protesta contra la abrumadora mayoría de nominados blancos a los Óscar del 2016, en Los Ángeles.

Protesta contra la abrumadora mayoría de nominados blancos a los Óscar del 2016, en Los Ángeles. / EFE / EUGENE GARCIA

Cada año por estas fechas la Academia de Cine de Hollywood invita a un nutrido grupo de profesionales del sector para que formen parte de ella. Actores, directores, escritores, músicos, documentalistas, fotógrafos, decoradores. Todas las disciplinas tienen su representación dentro del seno de esta gran estructura que anualmente entrega los premios Oscar.

En el 2013 se invitó a formar parte de la Academia a 276 nuevos miembros. En el 2014, a 271 y en el 2015, a 322. Precisamente esa fue la primera vez que comenzó a hablarse de la necesidad de renovación, de inclusión y de diversidad después de la polémica de los #OscarSoWhite. La inmensa mayoría de las nominaciones en esa edición estaban copadas por hombres de raza caucásica. Las mujeres y las minorías raciales apenas estaban representadas y las asociaciones comenzaron a levantarse frente a las desigualdades y las sospechas de racismo y misoginia dentro de la organización.

Así que tanto el CEO Dawn Hudson como la presidenta Cheryl Boone Isaacs comenzaron una labor de maquillaje que consistió en anunciar la inminente entrada de aire fresco a la institución a través de nuevas voces que se encargaran de renovar la arcaica estructura patriarcal sobre la que parecían sustentarse unos premios totalmente alejados de la realidad y las reivindicaciones sociales del momento.

Año de inflexión

El 2016 fue definitivo en ese sentido. Más de 600 nuevos invitados y un mayor porcentaje de mujeres, afroamericanos y otras nacionalidades para romper con el porcentaje del 90% de blancos y el 75% de hombres que se había perpetuado hasta el momento. Por primera vez, se fijó una meta: en el 2020 se tendría que haber alcanzado la paridad entre hombres y mujeres y duplicado el número de miembros de minorías.

Siguiendo esta línea ascendente, en el 2017 se amplió el número a 774 y comenzaron a incluirse gráficos que indicaban de forma específica a) la cantidad de personas de color invitadas, cuya representación había ido creciendo muy poco, y b) aquellas categorías en las que se había propuesto a más mujeres que a hombres. Sin embargo, el porcentaje femenino alcanzaba tan solo un 39%.

El 2018 ha supuesto un avance considerable en el tratamiento y la inclusión de la mujer dentro de la Academia después de todo el escándalo que ha convulsionado Hollywood en los últimos meses tras destaparse los abusos del productor Harvey Weinstein, que impulsaron el #MeToo. Rozando la paridad, con el 49% de mujeres entre los nuevos miembros de un total de 928 invitaciones, el mayor número de la historia, y nueve categorías en las que hay más mujeres que hombres (intérpretes, dirección de cásting, diseñadoras de vestuario, documental, ejecutivas, directoras de montaje, maquillaje y peluquería, producción y relaciones públicas).

Invitados de 59 países

La diversidad cultural y racial también se ha visto representada a través de 59 países y la nómina de personas de color ha aumentado al 38% entre los nuevos invitados. Basta con echar un vistazo a los nombres de la lista para darnos cuenta de la riqueza de la selección. El director surcoreano Hong Sang-soo, el húngaro Béla Tarr o el italiano Luca Guadagnino, todos representantes de un cine internacional de autor que en los últimos tiempos ha comenzado a tener repercusión en los premios.

En la lista de este año encontramos muchos latinos (entre ellos Ricardo Darín, Daniela Vega, Pedro Pascal, Paulina García y Alice Braga) y 14 actores españoles: Carmen Maura, Javier Cámara, Javier Gutiérrez, Verónica Echegui, Emma Suárez, Rossy de Palma, Eduardo Noriega, Rubén Ochandiano, Marta Etura, Bárbara Lennie, Ángela Molina, Carlos Bardem, Natalia de Molina y Jordi Mollá. Además, en otras categorías, encontramos los nombres de la montadora Elena Ruiz o la maquilladora Ana Lozano.

¿Qué requisitos hay que cumplir para formar parte de este selecto club? Conseguir una nominación por parte de los diferentes comités especializados, lo que implica tener un mínimo de carrera internacional o al menos tres títulos estrenados en el mercado anglosajón para entrar dentro de su radar.

Pionera Assumpta Serna

Son numerosos los profesionales de nuestro país que forman parte de la Academia de Hollywood. Caras visibles como Penélope Cruz, Javier Bardem, Pedro Almodóvar, J.A. Bayona, Isabel Coixet o Álex de la Iglesia, pero también directores de fotografía como José Luis Alcaine, diseñadores de vestuario como Paco Delgado, compositores de música como Fernando Velázquez o productoras como Belén Atienza. Una de las primeras invitadas fue la actriz Assumpta Serna que también fue propuesta para formar parte de su Comité Ejecutivo. El año pasado se produjo un hermanamiento entre las academias española y norteamericana en un cóctel al que asistieron muchos de los actores que ahora han sido incluidos. En ese momento el director de la Academia, Jon Bailey, dijo que "España estaba en su radar". Y así ha sido.

Los últimos meses han sido comprometidos para Bailey. Tuvo que desmentir rumores de acoso y además de expulsar a Weinstein de la Academia, también hizo lo mismo con Bill Cosby y Roman Polanski. Ahora la mujer del último, Emmanuelle Seigner ha sido invitada a formar parte de la Academia. Todo un signo que define los nuevos tiempos

0 Comentarios
cargando