Ir a contenido

CRÓNICA

Bonobo, la sutileza y la eficiencia

El proyecto de Simon Green ofreció desde delicado electro-soul a momentos cercanos al techno

Juan Manuel Freire

Actuación de Bonobo.

Actuación de Bonobo.

Quizá en parte por la cancelación del esperado concierto de Wiley (sustituido por sesión de Kode9), SónarClub se quedó el viernes casi pequeño para acoger a Bonobo, el ya longevo proyecto del británico Simon Green. Primero orientado hacia el downtempo con influjos jazz, desde hace unos años tiene más de UK garage, funk, incluso techno… Y también de electro-soul quizá demasiado sutil para según qué horas del Sónar de Noche.

Hubo miradas de reojo e inquietud entre el público cuando su habitual cantante Szjerdene salió a interpretar 'Surface', en la que una tristeza sostenida gana al crescendo, y después 'Break apart', poniéndose en el pellejo del conocidamente delicado Mike Milosh de Rhye, y la quietamente épica 'No reason'.

Pero Bonobo supieron aplacar el hambre de baile durante la mayor parte de su actuación, no demasiado lejana en repertorio (sí en el orden de temas) a su show en Razzmatazz del año pasado. En el habitual formato de banda completa, que incluye sección de metales, hicieron sudar con 'Bambro koyo ganda' y sus cánticos gnawa; el clásico 'Cirrus', cosido con la odisea techno 'Outlier' y los latinismos de 'We could forever', o esa definitiva 'Kerala' empujada por un contagioso 'sample' del clásico R&B 'Baby' de Brandy.

Temas: Sónar Música

0 Comentarios
cargando