Ir a contenido

LA GRAN CITA DE MÚSICAS AVANZADAS

El Sónar se supera en su 25º aniversario

El festival registra la cifra récord de 126.000 espectadores y anuncia un "excepcional" cambio de fechas para el año que viene, en que se celebrará del 18 al 20 de julio

Jordi Bianciotto

 Ambiente y publico en el Sonar Village

 Ambiente y publico en el Sonar Village / FERRAN SENDRA

El efecto del 25º aniversario ha dado sus frutos y el Sónar cierra edición la madrugada de este domingo con una cifra récord, 126.000 asistentes (3.000 más que el año pasado) volcados en la tupida programación de los recintos de Fira Montjuïc (día) y Fira Gran Via (noche). Fans del Sónar que deberán planificar sus agendas el año que viene, puesto que el festival modificará "excepcionalmente" sus fechas y se celebrará un mes más tarde, del 18 al 20 de julio.

Las cifras globales aportaron otra novedad, el descenso relativo del público extranjero, que se situó este año por debajo del 50%, con un 46%, una correción que la dirección del festival se ve incapaz de atribuir a algún factor concreto. La parcela diurna superó en esta ocasión a la nocturna en poder de convocatoria, con 64.000 y 62.000 asistentes respectivamente, subrayando la tendencia de los últimos años. Y hubo más profesionales que nunca (6.000), así como empresas y entidades (3.300) y asistentes a conferencias (4.000), completando el retrato de un Sónar cuyos contornos van más allá de la preogramación de conciertos.

El sector textil se impone a la música

La sorpresa la pone el anuncio del cambio de fechas para el 2019, causada por un factor ajeno al festival: en las habituales fechas de junio tendrá lugar en Barcelona una importante feria de maquinaria textil, la ITMA, que tiene los recintos reservados. Una contrariedad, como dieron a entender con cierta resignación este sábado los directores del Sónar. "No nos vamos contentos", reconoció Sergi Caballero. "No ha sido una negociación", añadió Ricard Robles.

Desplazarse cuatro semanas, para un festival que ya ha tomado la medida de sus dimensiones, asentamiento y posición en el mapa europeo, no parece una cuestión logística menor. "Pero nos hemos recolocado en las mejores fechas disponibles", aseguró Ventura Barba, mientras que Ricard Robles bromeó con el hecho de que "la industria textil, del siglo XIX, desplace a la del siglo XXI".

Sea como sea, esta feria "gigantesca, un mamotreto", que se abrirá al público durante diez días y que requiere de seis semanas para su montaje, forzará que el mediático y 'glamouroso' Sónar tenga que levantarse de su sillón para buscar nuevo acomodo. Solo excepcionalmente, subrayó la dirección: en el 2020, el festival regresará a sus fechas tradicionales de junio. Los primeros abonos para la edición del año que viene se pondrán a la venta este lunes.

La vuelta al mundo

En términos artísticos, el festival destaca sus vínculos duraderos con artistas que les "ponen a prueba", señalaba el codirector Enric Palau, que puso como ejemplos a Rosalía, el Niño de Elche o Gorillaz. "Somos un festival cuyos retos pasan por construir espacios para los artistas, que no nos piden limusinas sino, por ejemplo, una pasarela especial para su actuación", destacó. La marca Sónar dará la vuelta al mundo en los próximos meses a través de sus eventos en sedes paralelas: Buenos Aires (16 de noviembre), Bogotá (17), Estambul (8 y 9 de marzo del 2019), Hong Kong (13 de abril) y Reykjavik (que se mueve de febrero al 25, 26 y 27 de abril).

0 Comentarios
cargando