Ir a contenido

óbito

Muere David Douglas Duncan, el fotógrafo de Picasso

El estadounidense, que también fue reportero de guerra, tomó las instantáneas más íntimas y familiares del genio malagueño

Natàlia Farré

David Douglas Duncan, junto a la primera foto que hizo a Picasso, durante una exposición en el Museu Picasso.

David Douglas Duncan, junto a la primera foto que hizo a Picasso, durante una exposición en el Museu Picasso.

El jueves murió David Douglas Duncan (Kansas, EEUU, 1916). Un hombre amable y sensible. Un hombre capaz de emocionarse a los 97 años y bromear que sus lágrimas eran producto de la alergia que sufría. Y un hombre capaz de sorprenderse ante la multitud de fotógrafos que querían inmortalizarle y responderles sacando una pequeña cámara del bolsillo para devolverles el disparo. Y un hombre que no tuvo una vida aburrida: además de ser uno de los pioneros de la fotografía de guerra, se alistó en el acorazado USS Missouri junto a Richard Nixon durante la segunda guerra mundial; cubrió como profesional los conflictos de Vietnam y Corea. Tuvo como amigo a Robert Capa y como amíguisimo a Pablo Picasso. De ahí, de su contacto con el genio malagueño, que en el 2013 viniera a Barcelona a inaugurar la primera de las dos exposiciones que el Museu Picasso realizó con la donación de su colección de instantáneas del autor del 'Guernica'. A la segunda, pese a lo prometido en el 2013, ya no pudo venir, contaba con 98 años y una salud precaria pese a su vitalidad.

Picasso y Jacqueline. (DAVID DOUGLAS DUNCAN)

A Picasso lo conoció gracias a Capa y a su osadía. El primero le sugirió que fuera a verle si iba al sur de Francia y así lo hizo. De camino a Marruecos desde Roma paró en Cannes y llamó a casa del genio. Sin complejos. Jacqueline, contestó al teléfono con un "Ven ahora". Y Picasso lo recibió de una manera poco habitual: "Me recibió en pelotas dentro de la bañera y me dijo: 'Hola, soy Picasso'. Así es como lo vi por primera vez. Le pedí permiso para hacerle una fotografía y se la hice. Era como un niño totalmente ingenuo, bañándose feliz", recordaba Duncan durante su visita a Barcelona. La imagen es una de las más famosas, pero luego llegaron muchas más, incluso fotografió al genio en su estudio, sitio en el que Picasso solo dejaba entrar a su mujer.

El perro salchicha de 'Las Meninas' 

Así Duncan acabo siendo, además de amigo, el fotógrafo de su vida familiar e íntima en la Californie, la casa que el malagueño tuvo en Cannes. Inmortalizó un montón de momentos: a Jacqueline barriendo, a Picasso y a los hijos del genio jugando en el jardín con Lump, el perro salchicha que Duncan le regaló al artista y que este inmortalizó en 'Las Meninas'. Pero también afirmaba haber desaprovechado instantes irrepetibles, como cuando no tuvo los suficientes reflejos como para retratar a Lump mientras posaba para el genio en el citado cuadro: "Era la historia y yo no lo fotografié". Una de las últimas fotografías que realizó para la familia Picasso es la imagen de Jacqueline sola frente a la inmensidad del 'Guernica' en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa). Duncan la tomó justo antes de que la obra maestra fuera devuelta a España, en 1980. Picasso llevaba ocho años muerto. Duncan murió el jueves, en Grasse. Y lo hizo, como su amigo, en la Costa Azul.