Ir a contenido

poesía popular

El festival Poetas rinde homenaje a Accidents Polipoètics en Madrid

El Matadero se llenó de artistas catalanes para recordar a Rafael Metlikovez, la mitad del irrepetible dúo, en el primer aniversario de su muerte

Javier Pérez Andújar

Pau Riba, durante su actuación en el festival Poetas, en Madrid, el pasado fin de semana.

Pau Riba, durante su actuación en el festival Poetas, en Madrid, el pasado fin de semana.

Todo reconocimiento tiene algo de póstumo, y el pasado fin de semana, los días 2 y 3 de junio, antes de que Barcelona haya sido capaz de hacerlo, Madrid homenajeó a Accidents Polipoètics con motivo del primer aniversario de la muerte del psicólogo Rafael Metlikovez que, junto al escritor Xavier Theros, fue integrante de este dúo poético y escénico. Ya no habrá más Accidents Polipoètics. Ellos, como Rómulo y Remo, fundaron una civilización, una Barcelona a la que ha pertenecido toda una generación que no tuvo mucho más de lo que formar parte. El Matadero de Madrid se llenó de artistas catalanes que viajaron a esa ciudad cuya leyenda nadie recuerda, pero que hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, inspiró canciones en las que los defensores de la libertad se admiraban de lo bien que resistía, mamita mía, los bombardeos. El homenaje a Rafa y, por tanto a Accidents Polipoètics, se celebró dentro del festival Poetas, que en esta ocasión consumaba su 13ª edición.

El Matadero de Madrid es hoy un centro cultural, pero al leer 'La busca' de Baroja, o aquel cuento de Eugenio Noel sobre la cola de los anémicos que venían a este matadero para beber sangre fresca, se ve lo que fue originalmente, de modo que puede vislumbrarse cómo la cultura se edifica sobre la casquería, cómo de lo gore al misticismo apenas hay un paso.

Historia de dos camisetas: de Poe y de Kafka

Pepe Arrebato, el organizador del festival, fundador de Arrebato Libros y editor de Accidents Polipoètics, explicaba que nunca como en esta ocasión Poetas ha tenido tanta presencia catalana. ¿Cuántos? Pepe Arrebato pasa el dedo por el programa y cuenta 15 nombres. Todos, amigos de Rafa y de Theros. Actuaron, por ejemplo, Pau Riba, Pepino Pascual (que por la mañana tocó para niños y por la tarde para mayores con sus niños), Pascal Comelade, Josep Pedrals, Ivan Telefunken..., también participaron Martí Sales, Macromassa (Víctor Nubla y Juan Crek con más barba y un ojo vendado), la fotógrafa Consuelo Bautista... La micropoeta madrileña Ajo vino con bastón pues se había roto el fémur, pero ya está muy recuperada, y dio un recital y tomó parte en una charla donde explicó que de Accidents Polipoètics había aprendido a ser ella misma viendo cómo Theros y Rafa eran ellos mismos.

A Xavier Theros se le saltaban las lágrimas, qué verdad es que la ausencia de un amigo deja una presencia apabullante. Recitó en solitario lo que siempre habíamos oído a dos voces, y en su sola voz enfática de amistad y poesía vimos, bajo el aire libre y claro de Madrid, lo solos que Rafa nos ha dejado a todos. Theros llevaba una camiseta negra con el rostro de Poe. Era como la que se puso para aquella edición del festival que se celebró en Nueva York. Rafa tenía otra igual, pero con la cara de Kafka. Así iban los dos por Manhattan y de repente pasó un coche que llevaba a Obama, y la policía apartó a los viandantes. Y un agente señaló el rostro de Kafka y le comentó a Rafa: "Ese escritor es muy bueno", y Rafa soltó: "Lo mismo que hubiera dicho la Guardia Civil en España".