Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Arctic Monkeys, directos y a la encía

El grupo de Alex Turner hizo escasos guiños a su relajado último disco en una actuación cargada de 'hits'

Juan Manuel Freire

Alex Turner, en el concierto de Arctic Monkeys en el Primavera Sound 2018

Alex Turner, en el concierto de Arctic Monkeys en el Primavera Sound 2018 / FERRAN SENDRA

En lugar de concentrarse en el repertorio de 'Tranquility base hotel & casino', nuevo disco en el que Alex Turner cambia guitarra por piano para elucubrar sobre un lounge rock de formas sueltas, lánguidas, Arctic Monkeys dieron al público del Primavera lo que quería (y creía que no iba a obtener). Es decir, algo muy parecido a una colección de 'greatest hits', ejecutada además con técnica depurada, voces prístinas y energía controlada.

Que conste que el grupo está orgulloso de un álbum que han aplaudido muchos críticos, pero los fans no dejan de discutir. Por eso arrancaron con su mejor canción, 'Four out of five', sobre la taquería en la terraza del hotel-casino donde se desarrolla esta especie de obra conceptual retrofuturista. Pero, acto seguido, empezaron a quemar cartuchos festivaleros como si no hubiera mañana: salto a sus primeros tiempos pospunk con 'Brianstorm' y 'I bet you look good on the dancefloor'; si están cansados de tocarlas, no se nota para nada.

De ahí pasaron, como haciendo un repaso cronológico de sus giros estilísticos, al comienzo de su aventura americana y el stoner rock de 'Humbug' (2009) con 'Don’t sit down 'cause I've moved your chair', seguida por los aires hip hop de una 'Why you’d only call me when you’re high?' (cómo comen caracteres los títulos de Arctic Monkeys) que mira hacia la rítmica de Dr. Dre.

Después de mostrar la evolución, empezaron a zigzaguear sin freno entre estilos, como tratando de evitar el acomodo y nuestro tedio. Turner casi pareció pedir disculpas para sentarse al piano a tocar el tema titular del nuevo disco, con esa línea de bajo tan Gainsbourg: ¿el hombre más citado este Primavera?