Ir a contenido

LO QUE NO SABÍAS DE...

En el Oeste, pornográficos... los Quijotes más bizarros

Si la adaptación de Terry Gilliam te parece marciana, que no te pase nada con estas

Eduardo de Vicente

Una imagen de ‘El hombre que mató a Don Quijote’, de Terry Gilliam.

Una imagen de ‘El hombre que mató a Don Quijote’, de Terry Gilliam.

El primer Quijote cinematográfico del que se tienen referencias data de 1896 y era un cortometraje rodado por la Gaumont francesa que no se ha conservado. Desde entonces, no solo Terry Gilliam sino también otros grandes realizadores como Orson Welles, Pabst, Manuel Gutiérrez Aragón o el director teatral Maurizio Scaparro han abordado su figura. Pero no vamos a recordar los mejores Quijotes sino a buscar los más extraños, los más bizarros.

En el Oeste

-DON QUIJOTE TIRO SEGURO (1923). Un wéstern mudo sobre un cowboy que adora al personaje y decide seguir sus pasos. Su director, George Marshall se especializaría en este género (La conquista del Oeste) y en comedias (Los peligros de Paulina). Lo mejor era su ingenioso título original (Don Quick Shot of the Rio Grande- Don Tiro Rápido de Río Grande).

-LAS AVENTURAS DE DON COYOTE (1947). Convertir al justiciero del Oeste en Don Quijote fue una ocurrencia cuanto menos arriesgada. Los dos pistoleros ayudarán a una ranchera a enfrentarse a unos empresarios ferroviarios. Cualquier parecido con la obra de Cervantes e incluso con el personaje de José Mallorquí era pura coincidencia. Una serie B con pinta de serie Z. 

Fotograma de Las aventuras de Don Coyote /EL PERIÓDICO

-DON QUIJOTE DEL OESTE (1971). El veterano Brian Keith (que fue un rostro popular en los 70 por la serie Mis adorable sobrinos) es un ranchero que vive en el pasado y se encuentra atado por una hipoteca que le hará perder sus terrenos si no pone remedio. Su ayudante es un mexicano (interpretado por Alfonso Arau, el futuro director de Como agua para chocolate), que le ayudará en sus aventuras. En una de sus escenas más celebradas, confundía a unos moteros con unos belicosos indios.

Musical

-EL HOMBRE DE LA MANCHA (1972). ¡Quijote canta! El musical de Broadway llegó al cine en una irregular y aburrida versión protagonizada por Peter O’Toole (Lawrence de Arabia) mientras que Dulcinea era Sofía Loren. Al final, solo fue recordada por su canción The impossible dream.

Televisivo

-LAS AVENTURAS DE DON QUICK (1970). Otra combinación exótica fue esta serie británica dirigida, entre otros, por Mike Newell (Cuatro bodas y un funeral). Mandaron al protagonista (el capitán Don Quick) y su ayudante (el sargento Sam Czopanser) al espacio para vivir peripecias al estilo Star Trek. Premio para el que ideó los nombres.

-MONSEÑOR QUIJOTE (1987). Una novela de Graham Greene adaptada para la pequeña pantalla explicaba las peripecias de un sacerdote de un pueblecito español y su mejor feligrés, un alcalde comunista, que cambiaban a Rocinante por un… ¡Seat 850! El párroco era el mismísimo Alec Guinness al que ya no le extrañaba nada tras haber sido Obi Wan Kenobi en la saga galáctica y no haber entendido de qué iba.

Erótico

-LAS AVENTURAS AMOROSAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA (1971). Musical, comedia y erotismo light se combinaban en este filme estadounidense rodado en España. También conocido como The erotic adventures of Superknight (Las aventuras eróticas de un Supercaballero)El VHS está disponible en Amazon al módico precio de ¡180 dólares!

-DON CIPOTE DE LA MANGA (1985). Cualquier cosa era buena para apuntarse a la moda del destape (así la vendía la publicidad y su explícito título). Este quijote moderno daba otra vuelta más de tuerca y era un vampiro que luchaba contra el vicio y el pecado en la Manga del Mar Menor. Pero, pese a las apariencias, los desnudos eran casi imperceptibles. Un timo, vaya.

Animado

-DONKEY XOTE (2007). El ingenioso juego de palabras de esta película de dibujos escondía una perspectiva distinta del hidalgo narrada por un burro que quería ser un caballo y que lo mostraba como un visionario. José Luis Gil (el Juan Cuesta de Aquí no hay quien viva) y Andreu Buenafuente eran Quijote y Sancho y presentadores televisivos como Jordi González y Jordi Hurtado también participaron en el doblaje.

-DON QUIJOTE DE LA LÁCTEA (2013). Esta serie animada colombiana mostraba a un Quijote galáctico con su escafandra y viajaba por el espacio iba acompañado de un robot S.A.N.C.H.O. (Sistema Auto Neuro Compilado Histórico y Otros) mientras que Dulcinea (de apellido, 3000) era una maquina de videojuegos. ¿Un exceso lisérgico?

-DON PICHOTE DE LA MANCHA (1971). Dibujos animados alemanes pornográficos, claro. Tuvieron capítulos tan memorables como Don Pichote el fornicador o Don Pichote ataca de nuevo.  Un posadero afeminado le suministraba nuevas conquistas para que el hidalgo saciara su apetito sexual. Lo más sorprendente es que alguien se tomara la molestia de doblarlos y comercializarlos.

0 Comentarios
cargando