Ir a contenido

Crónica teatral

El teatro como servicio público

El Lliure y la Fundació Arrels tejen un montaje imprescindible con 'Sis personatges-Homenatge a Tomás Giner' sobre el drama de los 'homeless'

José Carlos Sorribes

Valerio Ndongo y Enric Molina, en el Espai Lliure.

Valerio Ndongo y Enric Molina, en el Espai Lliure. / ROS RIBAS

El teatro como servicio público pocas veces alcanza las cotas de la pequeña joya que acaba de estrenar el Espai Lliure. 'Sis personatges-Homenatge a Tomás Giner' se llama la propuesta que han tejido, con mimo de hilandera, el Teatre Lliure y la Fundació Arrels. El montaje, soberbio, cierra en el Espai la muestra NOSaltres de teatro inclusivo y lleva el duro periplo vital de los sintecho a la escena. Lo dirige Juan Carlos Martel Bayod, lo ha escrito Joan Yago y lo protagonizan un actor profesional (Marc Rodríguez) y cinco hombres que nunca habían pisado un escenario pero conmueven con su verdad y autenticidad. Saben de qué hablan porque un día Arrels les echó una mano para frenar su caída existencial.

Los cinco, con Rodríguez de conductor, nos presentan la vida y milagros de un personaje llamado Tomás Giner, también conocido como Tomasín, Tom Giner, o Tom el Americano, que malvivió en las calles del Raval y la Ribera una vez se esfumaron sus sueños. Los testimonios de Jesús, Enric, Valerio, Martí y Hans Udo dibujan a un tipo de película y a la vez perfilan un retrato de casi tres décadas de Barcelona. Las que van de los años libérrimos (pocos) que siguieron a la muerte del dictador –la del apogeo ramblero de los Nazario, Ocaña y cía-, la de los fastos del 92 (no falta ni Cobi), y también de su cara urbanística más oscura: más de 500 edificios derribados en el Raval y casi 3.500 personas a las que se les perdió la pista.

Ternura, humor y denuncia

“Son historias de verdad en busca de la verdad de la escena”. Qué mejor resumen que el de su director para una propuesta en la que la ternura, el humor y la denuncia se citan rehuyendo siempre el costado más sensiblero del drama. Esta vez, la manida 'Qualsevol nit pot sortir el sol', que entonan a dúo Enric y el guineano Valerio, tiene más razón de ser que nunca.

El propio Sisa participa en el montaje, como un testimonio más que recuerda al increíble Tomasín en imágenes de vídeo, en las que también aparecen Carme Sansa y Javier Mariscal, el padre de Cobi. Un día, se nos cuenta en la obra, el imparable Giner soñó con ser actor y peleó por un sitio –sin éxito- en la versión de 'Seis personajes en busca de autor', que Ricard Salvat montó en el Romea con Sansa en el reparto.

La necesaria mirada a los sintecho atrapa porque Martel deja una medidísima dirección de lo que viene a ser un falso documental. La escritura de Yago colabora  en ese sentido y es mayúscula, como siempre. Y sobre todo porque este sentido homenaje a Tom el Americano lo es también para esas cinco personas que emocionan y se emocionan cuando ven cómo el público aplaude de pie una pieza indispensable.

0 Comentarios
cargando