Ir a contenido

VOLUMEN COLECTIVO

50 años de poesía catalana, de Mayo del 68 a la crisis pasando por el 11-S

Una exhaustiva antología, coordinada por Vicenç Altaió y Josep Maria Sala-Valldaura, reúne a 232 poetas de tres generaciones del último medio siglo

Anna Abella

El poeta Enric Casasses. 

El poeta Enric Casasses. 

“'La poesia és/ un sistema de miralls/ giratoris, lliscant amb harmonia'”. Con estos representativos versos empieza el poema de Pere Gimferreruno de los 232 de otros tantos bardos que forman parte del volumen colectivo 'Mig segle de poesia catalana. Del Maig del 68 al 2018' (Proa). Es esta una suerte de antología exhaustiva, coordinada por Vicenç Altaió y Josep Maria Sala-Valldaura, donde certifican que “nunca como ahora la poesía catalana había gozado de tan alta plenitud”.  

Josep Maria Sala-Valldaura y Vicenç Altaió (derecha), este lunes en el Espai Brossa / ACN / LUIS RODRÍGUEZ 

Y explica Altaió algunos motivos: “El número de poetas, las diversas tendencias estéticas, el despliegue en todo el ámbito geográfico de la lengua catalana, las traducciones, las dinámicas generacionales, el número de colecciones especializadas o la presencia social de este género y los diversos festivales de poesía". Para Sala-Valldaura, paradójicamente, “el buen momento se debe al mal momento social, laboral, cultural, económico y moral” pues, afirma, “la poesía se alimenta de detritus, de los dolores de cabeza y las coacciones particulares del ser humano”.

La antología reúne tres generaciones, una marcada por Mayo del 68, otra por la caída del Muro de Berlín, y otra por la caída de las Torres Gemelas y la crisis global

El libro ya da pistas de su estructura -dividida en tres periodos históricos que conforman tres generaciones- desde la misma portada, obra de Claret Serrahima. Está totalmente ocupada por una P (de poesía) tricolor: el rojo refleja el periodo de revuelta marcado por Mayo del 68, hasta 1978 y las primeras elecciones democràticas; el azul, el de la normalización y la caída del Muro de Berlín; y el negro, la actual era de insurgencia señalada por la caída de las Torres Gemelas de Nueva York y la crisis económica del mundo global.     

La primera generación, que inaugura el recientemente desaparecido Carles Santos, y en la que figuran nombres consagrados como Carles Hac MorMarta PessarrodonaNarcís ComadiraEnric CasassesFrancesc ParcerisasBiel MesquidaXavier Bru de SalaMaria-Mercè MarçalMiquel de Palol, Ponç Pons y Perejaume, la conforman autores nacidos entre 1940 y 1958 y formados en castellano en plena dictadura. “Representan la gran utopía del siglo XIX del acceso a la cultura de toda la juventud y un espíritu de vanguardia. A través de ellos vemos la relectura de los clásicos, el experimentalismo textual, los nuevos realismos y la crisis del realismo”, señala Altaió en el marco del Espai Brossa.   

Rafael VallbonaJaume Subirana, Susanna Rafart, Jordi Cornudella o Jordi Llavina forman parte de la segunda generación, nacidos entre 1959 y 1975. “Ya se educaron en lengua catalana y han vivido el periodo de globalización tras la caída del Muro de Berlín, que derribó la barrera entre el capitalismo y el socialismo. Se vuelve a nuevas exploraciones de la realidad”.   

Se disparan las voces femeninas

La generación actual, “la mejor preparada de la historia, por el acceso a la cultura y la educación”, ha gozado de “una gran libertad” pero también ha sufrido “la gran crisis global que ha provocado una gran disidencia social”. Es ahí, puntualiza Altaió, donde “la poesía ha tomado protagonismo oral y escrito”. En este grupo, destacan los autores, despunta “la presencia de la voz femenina”, que se dispara, acercándose a la paridad (27 de 64), con nombres como Mireia Calafell, Blanca Llum Vidal, Sílvie Rothkovic, Míriam Cano o Anna Gual.    

Los también poetas Altaió y Sala-Valldaura (que en 1980 ya publicaron 'Les darreres tendències de la poesia catalana'), aseguran haber leído todos los libros de todos los antologados. Eligieron un poema de cada uno -“cada poeta es una literatura”, recalcan- que representaba a la vez al escritor y al relato de la poesía catalana, como voz colectiva. 

Las ausencias

Sin embargo, siguiendo la norma autoimpuesta, “discutible y arbitraria”, asumen, de no incluir autores nacidos antes de 1940, admiten haber sacrificado a poetas consagrados  e indiscutibles que sin embargo empezaron a publicar en el último medio siglo “a favor de gente más joven”. Ahí están las ausencias pues de Joan Margarit, Montserrat Abelló, Quima Jaume, Feliu Formosa o Màrius Sampere, que fallecía el pasado sábado a los 89 años

Temas: Poesía Libros

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.