Ir a contenido

ESTRENOS DE LA SEMANA

'Corporate': terror empresarial en el sistema capitalista

El director francés Nicolas Silhol denuncia en su ópera prima, 'Corporate', la total desprotección a la que se encuentran abocados los trabajadores

Beatriz Martínez

Céline Sallette y Lambert Wilson, en un fotograma de Corporate

Céline Sallette y Lambert Wilson, en un fotograma de Corporate

Una mujer, Emilie, es contratada por una gran empresa internacional en el departamento de recursos humanos para emprender un plan de despidos encubierto que obligue a los empleados a renunciar por sí mismos. Esta gestión tendrá consecuencias humanas devastadoras, llegando a provocar el suicidio de uno de los damnificados.

Este es el punto de partida de Corporate, la ópera prima del director francés Nicolas Silhol a través de la que pretende denunciar la total desprotección a la que se encuentran abocados los trabajadores dentro del sistema capitalista y su consideración como títeres a los que poder manipular, utilizar y tirar en cualquier momento y sin ningún tipo de remordimientos ni escrúpulos.

Su interés por este universo podrido de miseria moral tiene una raíz social pero también personal. El padre del director trabajó toda su vida en France Telecom hasta que en el 2008 se descubrió que algunos trabajadores se habían suicidado por culpa de lo que se conocería como "gestión del terror". "Lo que más nos impresionó fue el cinismo con el que habló a la prensa el director general en aquel momento de France Telecom sobre el tema, diciendo que había que parar toda esa moda de los suicidios", nos cuenta Silhol en su visita a Madrid para presentar la película. "Lo que queríamos era cuestionar la responsabilidad individual y poner en tela de juicio el compromiso de aquellos que crean esos métodos de gestión y también de los que los ponen en práctica día a día; los que hacen el trabajo sucio, vaya".

Tráiler de Corporate (2016)

La cámara seguirá al personaje de Emilie (interpretado por la fantástica Céline Sallette), al principio hermética y cerebral hasta que poco a poco vaya quitándose de encima capas de dureza permitiendo la entrada del peso de la conciencia y de la culpa. "Se trata de un personaje que había terminado mimetizándose con su función. Ella representaba un papel y estaba totalmente desconectada de cualquier tipo de sentimientos, de valores. Encarnaba a la empresa y uno podía preguntarse si en realidad había alguien dentro de esa máscara". Así que Emilie poco a poco irá adoptando el punto de vista del espectador, rehumanizándose, conectando su cuerpo y esas emociones que había perdido por el camino.

El director quería hablar del lugar que ocupa la mujer en el mundo empresarial en la actualidad a través de este personaje. Emilie tiene que imponerse en un mundo de hombres y según Silhol "esto la obliga a convertirse en un modelo de ejecutivo femenino" que implica ser sexi y al mismo tiempo viril en el sentido de no tener escrúpulos para hacer sufrir a la gente". "Al mismo tiempo", continúa "tiene que hacer uso de su poder para defenderse de los ataques machistas que tiene que aguantar a su alrededor".

El director francés Nicolas Silhol.

Un drama social

El panorama que compone Silhol resulta tremendamente oscuro y cruel. Se manejan datos, estadísticas, se habla desde el punto de vista del derecho, desde una frialdad que congela el alma, para revelar la situación de violencia diaria, de presión y de miedo que sufren muchos trabajadores en estos tiempos de crisis económica en los que prevalece la rentabilidad por encima de todo.

Podríamos considerar Corporate como un thriller en el que hay un claro asesino, pero es el propio director el que prefiere considerar la película como un drama social sobre la necesidad de asumir responsabilidades. "No queríamos hacer juicios morales, pero sí poner de manifiesto que hay actos que tienen consecuencias muy graves". "Antes los casos de acoso eran personalizados, ahora nos enfrentamos a algo sistémico".

0 Comentarios
cargando