Ir a contenido

DENUNCIADO POR ABOGADOS CRISTIANOS

Willy Toledo declara debajo de un Cristo

El actor esquiva su citación judicial y comparece ante la prensa para "defender la libertad de expresión"

Olga Pereda

Javier Bardem (izquierda) y Willy Toledo, en la parroquia roja de Vallecas (Madrid).

Javier Bardem (izquierda) y Willy Toledo, en la parroquia roja de Vallecas (Madrid). / DAVID CASTRO

Willy Toledo ha dado esquinado al juez que lo ha citado por, presuntamente, ofender los sentimientos religiosos. La acusación proviene de una asociación de abogados crisitianos, que ha llevado al actor madrileño a los tribunales por cagarse en Dios y en la virgen María en las redes sociales. Considera que no ha cometido delito alguno y se ha limitado a usar la libertad de expresión, un derecho que está “en peligro” en la España del siglo XXI.

En lugar de ir al juzgado, el fundador del grupo de teatro Animalario ha convocado a la prensa en una parroquia obrera de Vallecas, donde el sacerdote le ha dado la bienvenida “como feligrés y amigo”. Debajo de un enorme Cristo crucificado, Toledo -bautizado cuando era bebé por un cura obrero- ha dejado claro que su intención no fue la de ofender a nadie cuando, en 2017, escribió: “Me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la virgen María”. Lo hizo para defender y apoyar al colectivo El Coño Insumiso, que también se vio en los juzgados después de que la misma asociación de abogados cristianos denunciara su procesión callejera con una descomunal vagina a hombros.

"La losa del franquismo"

“Estoy aquí para legitimar el derecho a la libertad de expresión. Yo también me siento ofendido por muchas expresiones que leo y oigo cada día y no se me ocurre emprender acciones legales”. Las palabras del actor -“comunista, marxista y leninista”- han provocado aplausos y vítores por parte de los asistentes. Entre ellos, los actores Javier Bardem y Alberto San Juan. Con su presencia en la parroquia vallecana, el marido de Penélope Cruz ha querido apoyar a su colega y también defender la libertad de expresión, que está “en peligro”. Según la estrella de Hollywood, vivimos tiempos que nos retrotraen a la época franquista.

Efectivamente, ese es -según Toledo- la razón que explica que, en pleno siglo XXI, la liberta de expresión esté amenazada: “No hemos conseguido quitarnos la losa de 40 años de franquismo. Fiscales, comisarios, jueces y policías siguen estando ahí. Son los mismos”. En su opinión, el clima en España es tan asfixiante que no hay democracia. “Si esto es una democracia yo me limpio el culo con ella”, ha sentenciado.

La defensa del sacerdote

Toledo no solo ha estado arropado por su madre y por compañeros de profesión sino también por su abogado, curas y profesoras universitarias, que han descartado la existencia de delito alguno en las reflexiones que vertió en las redes sociales. En mitad de la comparecencia ante los medios, el sacerdote Benjamín Forcano, próximo a la teología de la liberación, ha defendido con uñas y dientes al acusado y ha llegado a gritar “viva El Coño Insumiso” mientras los asistentes lanzaban vítores y gritos a favor de la libertad de expresión.

Aplazada su citación en el juzgado por la huelga de jueces y fiscales, el autor del libro 'Razones para la rebeldía' -que en los últimos años aparece más en los medios de comunicación por sus opiniones políticas que por sus trabajos como actor- tiene una próxima cita el 28 de junio. “No sé si me presentaré”, se ha reído mientras que su abogado, Endika Zulueta, ha insistido en que en democracia el pensamiento no delinque. “El Código Penal no está para proteger la religión”, ha subrayado.

En caso de no acudir a los juzgados, Toledo (que a lo largo de su vida ha pasado alguna noche en comisaría) podría ser detenido. Y si el juez, finalmente, decreta multa y él se niega a pagar, podría ir a la cárcel. “Iré a la cárcel por decir lo que dije. Reflexionemos, por favor”, ha pedido el actor, al que la conciencia política le corre por las venas desde que era pequeño y veía como su padre -eminente cirujano- curaba en casa a los represaliados por el franquismo, manifestantes a los que caían palos y no se atrevían a acudir a un hospital. “Por defender la libertad de expresión estoy dispuesto a todo”, ha concluido el actor que, junto a Alberto San Juan, hizo historia hace 15 años de la mano del 'No a la guerra' en la ceremonia de los Goya.

0 Comentarios
cargando