Ir a contenido

FESTIVAL DE CANNES

Jean-Luc Godard: "El cine es una pequeña Catalunya que tiene dificultades para existir"

El cineasta franco-suizo justifica así la aparición de la frase 'Homenaje a Catalunya' en su película presentada a concurso en Cannes 'Le livre d'image'

Godard, en la rueda de prensa que ha realizado con la prensa de Cannes a través de teléfono móvil desde su residencia de Suiza

Godard, en la rueda de prensa que ha realizado con la prensa de Cannes a través de teléfono móvil desde su residencia de Suiza / AFP / LAURENT EMMANUEL

"El cine como yo lo concibo es una pequeña Catalunya que tiene dificultades para existir". Así de rotundo se mostró hoy Jean-Luc Godard durante una surrealista rueda de prensa a través de teléfono móvil, en la que los periodistas estaban en Cannes y él en su casa de Suiza.

Godard explicaba así la frase "Homenaje a Catalunya", que aparece en su película 'Livre d'image (Libro de imágenes)', un collage de textos, imágenes y sonidos en el que el cineasta franco-suizo hace su particularísimo análisis de la realidad de hoy en día y con la que compite por la Palma de Oro de Cannes.

En un primer momento ese 'Homenaje a Catalunya' se refería a la obra de George Orwell de 1938 sobre la experiencia del escritor durante la guerra civil, pero durante el montaje de su película "se produjeron los hechos de Catalunya", por lo que finalmente se trata de una doble referencia, explicó Godard.

"Podríamos recordar a Orwell en la Catalunya de hoy", agregó el cineasta, autor de títulos míticos del cine, como Al final de la escapada" (1960) o 'Pierrot el loco (1965), una de cuyas imágenes ilustra precisamente el cartel oficial de esta 71ª edición del Festival de Cannes.

Fabricante de películas

Un cineasta que hace 50 años batalló hasta que aquella edición del Festival de Cannes se suspendiera en apoyo al movimiento estudiantil de Mayo del 68 y que en los últimos años se ha dedicado a analizar la realidad a través en películas como 'Adiós al lenguaje' (2014).

"Yo soy un fabricante de películas", afirmó un Godard muy lúcido a sus 87 años pero con un estado de salud frágil por lo que se intuían en la pequeña pantalla del móvil y por los ataques de tos que interrumpieron en varios momentos sus declaraciones.

Con su eterno puro en la mano, Godard reflexionó sobre lo mucho que hablamos hoy en día sobre lo que se hace y lo poco que se discute lo que no se hace. "Es una catástrofe (...), hay mucha piedad y poca inteligencia", sentenció el realizador, que en su película se centra mucho en la guerra, especialmente en los países árabes, para "mostrar lo que no se hace". "Hay que pensar con las manos y no solo con la cabeza", agregó. Porque las manos son el inicio y el final de una película realizada con fragmentos de cintas antiguas, con textos leídos principalmente por el cineasta.

Godard, en japonés

"Para mí es más importante el montaje, que viene primero. Y el rodaje viene realmente durante la posproducción. Un sistema que te permite pensar mucho más libremente, porque el montaje se hace con las manos. Lo principal del hombre es pensar con las manos", dijo el director, que planteó a los periodistas: "Imagínense vivir un día entero sin servirse de sus manos...no se puede hacer nada".

Respuestas de un maestro del cine que no eludió ninguna pregunta y que bromeaba con los periodistas rusos o japoneses que le lanzaban cuestiones y a los que animaba a hablar en sus lenguas. Hasta pronunció un par de frases en japonés entre las risas del auditorio, que vivía entre una mezcla de perplejidad y diversión la increíble rueda de prensa.

Y entre los temas que tocó y que también están presentes en su filme, el totalitarismo.

"En otra época, no hace tanto, un filósofo decía que las democracias modernas, haciendo de la política un área de pensamiento separado, contribuyen al totalitarismo. Hoy, muchos actores contribuyen al totalitarismo de la imagen filmada contra la imagen pensada", afirmó, aunque no quiso dar nombres concretos para evitar enfados contra él.

Además de considerar que una de las cosas interesantes del mundo de hoy es la que Democracia está hundiéndose en Europa, de resaltar que Rusia es el único país que ha hecho dos veces una revolución -"hay que ser amables con los rusos", advirtió- y de aventurar que en un futuro no muy lejano solo quedarán salas de cine militantes.

Y de su futuro en el cine, señaló: "No depende de mí, sino de mis piernas, un poco de las manos y de mis ojos".