Ir a contenido

FEnómeno

2Cellos: "No es fácil que el rock suene con garra solo con nuestros instrumentos"

Luka Sulic y Stjepan Hauser agotan las entradas para sus dos conciertos en el Auditori del Fórum

Marta Cervera

2Cellos son ellos, Stjepan Hauser (izquierda) y Luka Sulic.

2Cellos son ellos, Stjepan Hauser (izquierda) y Luka Sulic. / ROGER RICH

2Cellos son Luka Sulic y Stjepan Hauser, dos amigos y sólidos músicos croatas que saltaron a la fama a los 24 años en YouTube con una versión de 'Smooth Criminal', de Michael Jackson, imprimiendo un ritmo trepidante a sus violonchelos. "Teníamos grandes esperanzas en aquella primera canción, sabíamos que podíamos transmitir nuestra pasión por esta música a otros y conectamos con mucha gente joven", comenta Stjepan Hause en una entrevista telefónica. En el sector de la música clásica del que provienen las primeras reacciones no fueron entusiastas. Les llovieron bastantes críticas pero el tiempo les ha dado la razón. Ya han editado cuatro discos y muchos jóvenes se han interesado por el chelo tras descubrirles. 

Superada la treintena y sin el vértigo de sus primeras actuaciones, este par de amigos se han acostumbrado a vivir entre dos mundos: la clásica, que nunca han abandonado, y sus incursiones en otros estilos. Con su atrevidas y energéticas versiones han conquistado salas emblemáticas como el Royal Albert Hall de Londres, espacios singulares como el teatro romano de Pulla en su país natal y el Radio City Music Hall de Nueva York. Este viernes y sábado actúan en el Auditori del Fórum con las entradas agotadas. Lo mismo ha ocurrido con su siguiente actuación, en Madrid.

"No es fácil lograr que temas rockeros suenen 'cool', con energía y garra con solo dos chelos"

Stjepan Hauser

Músico de 2Cellos

En la primera parte, acompañados por una formación de cámara, interpretarán piezas de su último álbum, 'Score' (Sonny), dedicado a bandas sonoras. Incluye melodías archiconocidas de 'Titanic', 'El padrino' y 'Juego de tronos'. La segunda parte incorporará batería y teclado para abordar piezas más cañeras de sus otros discos. Su repertorio incluye, entre otros,  'Where the streets have no name' (U2), 'The resistance' (Muse) y 'Smells like teen spirit' (Nirvana). "Hay que aprovechar este momento. Estamos llenos de energía y fuerza y queremos seguir contagiando nuestra pasión por la música" .

Han colaboraron con diversos artistas. Con el pianista y compositor japonés  Ryuichi Sakamoto y no descartan realizar otras colaboraciones. "Tanto Luka como yo mantenemos nuestros propios proyectos musicales. Tocar por nuestra cuenta, más allá de 2Cellos, nos enriquece y nos nutre".

Aunque les gustan el rock y el pop, no les interesa tanto la llamada música contemporánea. "¡Hay tantas obras maravillosas del pasado que todos queremos escuchar que nunca nos podemos cansar de ellas!" ¿No les interesaría interpretar una pieza escrita por alguien de nuestro siglo? "Si fuera una obra bella, desde luego. Por ahora, no veo que haya demasiadas. Todos los compositores más grandes son de otra época".

"En la clásica hay demasiadas reglas. Queríamos hacer algo diferente con dosis de locura y emoción"

Stjepan Hauser

Músico de 2Cellos

Siempre ha existido una conexión especial entre ambos. Su manera de trabajar es muy intuitiva. "El chelo es un instrumento muy melódico. Enseguida sabemos si una canción puede funcionar pero no es fácil hacer que temas rockeros suenen 'cool',  con energía y garra con solo dos chelos. ¡Son muchas las notas, acordes y harmonías! Es toda una aventura recrear el sonido de una banda o una orquesta solo con dos instrumentos". 

Aunque a su público le gusta más su vertiente rockera, Stejphan quedó sorprendido del interés que suscitaron unos vídeos de conciertos de clásica que colgó en Youtube con millones de visitas. "Me sorprendió la reacción de la gente. Desde luego, la clásica no está muerta: ha resurgido el interés por ella". Sin ella, 2Cellos no existiría. "Lo malo de la clásica es que hay muchas reglas, es bastante rígido. Queríamos hacer algo diferente, con dosis de locura y emoción. Ahora ya nadie nos juzga. Ni siquiera los músicos clásicos. A ellos también les hemos conquistado con nuestra música”.

0 Comentarios
cargando