Ir a contenido

VISITA DE LOS AUTORES DE 'SOLDADITO MARINERO'

Fito & Fitipaldis, doble fiesta de cumpleaños en Barcelona

La gira de 20º aniversario del grupo bilbaíno recala el viernes y sábado en el Palau Sant Jordi

Jordi Bianciotto

Fito Cabrales, fotografiado en Barcelona

Fito Cabrales, fotografiado en Barcelona / JULIO CARBO

Al final, la gira ’20 años, 20 ciudades’, de Fito & Fitipaldis, ha ampliado la cifra de conciertos hasta 25, ya que se han precipitado dobletes en plazas como el Palau Sant Jordi, donde el grupo bilbaíno actuará este viernes y sábado. “El propósito de esta gira no iba más allá de salir a pasarlo bien y sacarme a mí del local de ensayo, pero gracias a Dios hemos tenido que doblar en algunas ciudades, algo que no estaba previsto. Tratamos siempre de no acostumbrarnos a estas cosas”, explica con modestia a este diario el cabecilla de la formación, Fito Cabrales.

Este ‘tour’ sin disco nuevo, más allá del recopilatorio ‘Fitografía’, llega a Barcelona en su ecuador, después de nueve conciertos que Fito califica como “los más divertidos” de la historia del grupo. “Al no haber un disco que promocionar no hay más que música y todo puede ser un poco más amable”, considera el cantante y guitarrista. “Esta gira la compararía quizá con la de teatros que hicimos hace unos años. Ambas tienen en común que no estaban en el guión y han sido inesperadas para todos, empezando por nosotros mismos”.

Grupos invitados

Hay dos invitados en este ‘tour’, con los que comparte una sección del concierto, que se ajustan a su idea de que “el rock no siempre tiene porqué sonar a rock, ya que es una actitud”. Se trata de Fetén Fetén (que abrirá además el concierto del viernes a las 21.00 horas), un dúo que “dentro del folk es como AC/DC”, y del popular neorrumbero barcelonés Muchachito (telonero del sábado), que Cabrales define como “una mezcla de Peret y James Brown” y con quien dice tener muchas cosas en común. “En lo personal, podríamos ser hermanos. Y musicalmente, nos gusta tocar muy rápido, con fuerza, cogiendo las guitarras y siendo incluso un poco exagerados, como si estuviéramos colocados de anfetas”.

"Si solo te guías por la televisión y los medios, está todo crispado, pero luego vas a Barcelona ves que el mundo funciona"

Cuando, en 1998, Fito & Fitipaldis iniciaba su andadura, solapándose al principio con los últimos pasos de Platero y Tú, el clima social, político, del país era otro. ¿Acusa el grupo el enrarecimiento del ambiente? “Todos nos sentimos hoy un poco apabullados. Pero no puedes pensar que el mundo es lo que te da el ‘Telediario’. Si solo te guías por la televisión y los medios, está todo crispado, pero luego vas a Barcelona ves que el mundo funciona”, reflexiona el bilbaíno, que, en el plano político, se resiste a pensar que pueda haber quien no considere el fin de ETA como una buena noticia. “En el fondo quiero pensar que todo el mundo se alegra, aunque algunos, por su posición política, no lo expresen pensando en su partido, los votantes, las víctimas, tal y cual. Pero, ¿quién es tan cabrón de no alegrarse por algo así?”, se pregunta. “Pero yo creo en la gente y no hay que seguir a los líderes de los partidos porque no están hablando ellos sino en función de lo que quieren oír sus votantes”.

Cambio de sonido

Y tras la gira, vendrá el reencuentro con el folio en blanco, que Fito lleva un tiempo aplazando. “Con estos conciertos, ¡el mensaje que me manda la gente es que no quiere un disco nuevo! Porque, sin material nuevo, todos los locales se petan…”, ríe. Cree que “nunca hace falta un disco nuevo de nadie”, ya que componer y grabar “son cosas personales, que los músicos hacen para divertirse”, pero sus planes pasan por ponerse a “jugar” con textos y melodías a partir de julio. Y aunque dice no disponer del talento “para meter un pie en algún lugar apartado del rock”, sí que anuncia su intención de sacudir un poco estilo de Fitipaldis. “En el próximo disco me gustaría sonar un poco diferente”.

0 Comentarios
cargando