Ir a contenido

ENTREVISTA

Marko Daniel: "El arte es la mejor manera de pensar quiénes somos"

El director de la Fundació Joan Miró hace un primer balance después de superar los 100 días en el cargo

Natàlia Farré

Marko Daniel, en una de las terrazas de la Fundació Miró.

Marko Daniel, en una de las terrazas de la Fundació Miró. / ÁLVARO MONGE

Marko Daniel (Aquisgrán, Alemania, 1964) ganó el concurso para dirigir la Fundació Joan Miró. Casado con una catalana, lleva ya más de 100 días en el cargo: «Un sueño hecho realidad». Antes era jefe de programas de la Tate Modern de Londres. 

¿Cómo valora su llegada?
Conocía el edificio, el espacio, la colección... Pero al conocer el equipo me he dado cuenta de la gran suerte que he tenido. Como director no puedo hacer nada solo, y el equipo no solo es muy profesional sino que también tiene la voluntad de hacer cosas nuevas. Habrá cambios. Pero de momento me he centrado en estudiar la situación, escuchar opiniones, experiencias y perspectivas, y también visiones y ambiciones del equipo para ver cómo encajan con mi mirada. 

Uno de sus objetivos es revitalizar la imagen de Miró. ¿Qué significa?
Miró es un artista vivo. El tema es demostrar qué y cómo la obra de Miró sigue teniendo relevancia y vigencia. Esto se hace a través de la mirada de los que están habituados a ver a Miró como un artista que les habla directamente: los artistas. Y este será un aspecto de la programación a largo plazo: las nuevas miradas sobre Miró a través de otros creadores. 

¿Y a corto plazo? 
Estoy implementando nuevas maneras de trabajar, entre las cuales está el trabajo en equipo. Y en este concepto también entra la relación con otras instituciones. Por ejemplo, en otoño, inauguraremos 'Lee Miller y el surrealismo británico', una colaboración con el Hepworth Wakefield, un museo inglés con una visión parecida a la nuestra: conserva la colección de la artista Barbara Hepworth y tiene un programa de exposiciones temporales. Hemos trabajado intensamente en el proyecto, que presentará la mirada del surrealismo a través de una de las grandes mujeres del movimiento. Será un primera muestra de cómo queremos trabajar.    

"Miró era un currante, trabajaba obsesivamente para conseguir lo que quería , para ver cómo podía avanzar"

Cuando habla de la vigencia de Miró, ¿se refiere también a su pensamiento, que ha quedado quizá olvidado?
Más que olvidado, desconocido. Su personalidad, su manera de trabajar, su pensamiento forman parte de un mismo fenómeno que es Joan Miró. Era un currante, trabajaba obsesivamente para conseguir lo que quería hacer, para ver cómo podía avanzar. Una idea que empezaba con un trozo de una entrada de cine, años más tarde se trasladaba en un tríptico enorme. La relación entre el fragmento y la gran obra no es un salto, es un proceso. Si pensamos en ello, vemos cómo Miró nos puede ayudar. Tenemos preguntas que van de lo más cotidiano a lo más universal, y para las que buscamos respuestas rápidas y soluciones inmediatas. El mundo del arte nos permite lo contrario: hacer preguntas no necesariamente para encontrar respuesta sino para seguir haciendo más preguntas y refinarlas. De una obra a la siguiente, de un momento a otro… Y a través del proceso, filtrar lo que nos pasa en la vida. 

¿Miró tendría respuesta para el momento actual de Catalunya? 
Hay quien se ha pronunciado sobre el tema y ve muy claro cuál sería su posición. Yo no pienso que sea oportuno ni posible especular sobre ello.

Suele decir que Miró es más apreciado en el extranjero. ¿Por qué? 
No me puedo imaginar Barcelona sin la cultura, sin el arte, sin Miró. No se le da la importancia que se merece al hecho de tener tres museos monográficos, los de Picasso, Tàpies y Miró, una oferta cultural muy especial. Podemos hacer más con lo que tenemos y deberíamos hacerlo, desde las instituciones, desde la Administración y desde la sociedad civil. 

"¿Qué quiere decir ser una institución pública en un mundo en el cual el apoyo de la Administración nacional, autonómica y local se reduce cada día? "

El público local de la fundación es minoritario, ¿cómo piensa atraerlo? 
Es un problema que comparte, por ejemplo, el Museo Británico por no hablar del MoMA, del Louvre y de la Tate. Otra cosa es qué papel tenemos en la sociedad. La vocación de la fundación es absolutamente pública. No hay una mejor manera de pensar quiénes somos que a través del arte. La gente que dice "ya sé quien es Miró, ya sé quien es Picasso, ya sé qué es el románico..." se puede perder la oportunidad de formar y reflexionar activamente sobre su propia identidad. 
   
Habla de la vocación pública, pero la fundación es privada. ¿Piensa en un cambio jurídico? 
Es la manera como la fundó Miró para evitar que fuera instrumentalizada por personas ajenas. Hemos vivido muy bien con este modelo. ¿Qué quiere decir ser una institución pública en un mundo en el cual el apoyo de la Administración nacional, autonómica y local se reduce cada día? 

Ganó la plaza con una propuesta para llevar a la fundación al 50 aniversario. ¿Cómo la imagina?
Como una institución reconocida internacionalmente como uno de los mejores museos monográficos del mundo y, sin duda, como el mejor sitio para ver el arte de Miró. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.