Ir a contenido

Llucia Ramis: "La opinión es muy barata"

EFE

Alfredo Valenzuela

La escritora y periodista Llucia Ramis (Palma de Mallorca, 1977), que acaba de publicar la novela "Las posesiones" (Libros del Asteroide) ha dicho que "Las opiniones son muy baratas, hay tantos opinadores porque son mucho más baratos que enviar alguien al lugar de los hechos".

Ramis, que también acaba de publicar una nueva edición, en español, de su obra "Cosas que te pasan en Barcelona cuando tienes 30 años" (Barrett), ha añadido que, además, los opinadores tienen la ventaja para los medios de comunicación de que "cada uno se hace responsable de su opinión".

"Si se invirtiera en periodismo se recuperarían los análisis de las cosas, que ahora no existe; ahora sólo hay opiniones", ha señalado para añadir que si el periodismo no se considera rentable económicamente -y por tanto no se invierte en él- es "porque está desprestigiado".

"Los empresarios no quieren invertir, los directores son cómplices de un periodismo que no lo es, los periodistas no se la van a jugar por su cuenta, y la sociedad no está dispuesta a leer periódicos porque cree que dicen mentiras, de modo que la gente va a Twitter y se lo cree...", un panorama que ha considerado lamentable desde el convencimiento de que "una democracia es imposible sin periodismo".

La preponderancia de la opinión sobre la información y el análisis tiene otra consecuencia negativa: "Si mucha gente es de la misma opinión se tiende a considerar que tienen razón, pero sentimiento de tener razón no genera una realidad ni nada que tenga por qué ser cierto... Como advertir (Emmanuel) Carrere en 'Limonov', preferimos defender a los nuestros antes de que los otros nos demuestren que los nuestros mienten".

"Ahora se habla mucho del 'relato' porque el 'relato' da sentido a las ideas, e inevitablemente tendemos a pensar que algo es verdad porque lo hemos visto escrito: Desde el momento que algo está escrito empieza a formar parte de una realidad paralela", ha añadido Ramis, quien en 2010 obtuvo el premio Josep Pla con "Egosurfing", en la que abordaba el asunto de las redes sociales.

Ramis publicó "Cosas que te pasan en Barcelona..." cuando ya se había desatado la crisis y ahora, ocho años después, publica "las posesiones", sobre las relaciones familiares, particularmente con la familia del padre, un periodo en el que asegura nada ha cambiado para la gente de su generación, lo que le ha hecho exclamar: "¡La crisis a lo mejor era para siempre!"

"Llevamos diez años en suspensión, los pisos son imposibles de pagar, los contratos precarios, todo dura muy poco y los precios siguen siendo los mismos... Seguimos en ese limbo".

Y ha añadido: "A los treinta años debíamos de tener alguna responsabilidad y, diez años después, te siguen tratando como a un becario; a los cuarenta todo sigue siendo igual, te tratan con condescendencia y paternalismo, como si no fuésemos conscientes de lo que nos está pasando".

Ramis también es crítica con su generación: "Tienen incapacidad para tomar decisiones; lo queríamos todo pero nos dimos cuenta de que con la creatividad no íbamos a vivir; de modo que decimos sí a todo porque realmente no sabemos lo que queremos".