Ir a contenido

TRES INTERESANTES PROPUESTAS

La danza del siglo XX y la del XXI echan un pulso

El afamado Béjart Ballet Lausanne compite con la aclamada compañía de Guy Nader y María Campos y con el joven Ballet Nacional de Catalunya

Marta Cervera

Set of sets, nueva creación de Guy Nader y Maria Campos. / ALFRED MAUVE

Set of sets, nueva creación de Guy Nader y Maria Campos.
Bólero, mítica coreografía de Béjart. 
Bailarinas del Béjart Ballet Lausanne en Tombées de la dernière pluie, de Gil Roman.
Dos intérpretes del Ballet Nacional de Catalunya.

/

Tras la erupción de creatividad detectada en la última edición del festival Sismògraf, Barcelona, Sant Cugat y Terrassa concentran en los próximos días tres sonadas propuestas de danza.

El Mercat acoge a partir del jueves y hasta el domingo 'Set of sets', un nuevo reto artístico de la compañía de danza contemporánea de Guy Nader y Maria Campos que triunfó en la cita de Olot. La fuerza centrífuga, el círculo y el infinito están en la base del espectáculo. Los coreógrafos bailan junto a otros cinco bailarines (Roser Tutusaus, Lisard Tranis, Clementine Telesfort, Csaba Vsarga y Tom Weksler) una pieza concebida como "un viaje donde los cuerpos se van enredando y desenredando desafiando la gravedad".

periodico

El compositor Miguel Marín juega con sonidos orgánicos almacenados en su ordenador que combina en directo con percusiones hipnóticas que cambian de intensidad y ritmo, a juego con la coreografía. Esta pasa por diferentes fases con escenas creadas a partir de estructuras humanas "casi imposibles", dicen los coreógrafos. Su danza se basa en lo que denominan 'partening', una manera de desarrollar el movimiento diferente. Se inspira en parte en el 'contact' de Steve Paxton pero sin improvisación. "Nuestro lenguaje se desarrolla creando complicidades entre nosotros, jugando con el peso y el eje que llevamos al límite para crear formas diferentes", explica Campos. Ella y Nader, artistas residentes en el Mercat, profundizaron en esta filosofía trabajando con importantes compañías en Eslovenia, Hungría y Alemania. "María y yo exploramos una fisicidad común que puede ser bastante arriesgada, sobre todo cuando se trabaja en grupo porque requiere mucha precisión y concentración", explica Nader. Las diferentes formas que van creando sobre un linóleo blanco juegan con la noción del tiempo, del infinito, del esfuerzo comunitario, con movimientos tanto a nivel de suelo como aéreos. 

Piezas históricas

Un día después, el Ballet Béjart Lausanne, que a las órdenes de Gil Roman sigue la estela del añorado maestro Maurice Béjart, actúa en el Teatre-Auditori de Sant Cugat. Hasta el sábado presenta un espectacular programa que incluye una pieza diseñada por Roman, 'Tombées de la dernière pluie' (2015), protagonizada por diez mujeres y un hombre, y dos obras históricas creadas por el irrepetible Béjart: 'Piaf' (1988), homenaje a la cantante francesa, y 'Bolero' (1961), un clásico del ballet moderno del siglo XX con música de Ravel.

El sábado, a pocos kilómetros de Sant Cugat, el joven Ballet Nacional de Catalunya que dirige Leo Sorribes debutará con un exigente programa de danza actual. El Centre Cultural Terrassa acoge hasta el domingo a sus 21 entusiastas intérpretes con un 'triple bill' de obras neoclásicas y contemporáneas creadas para ellos. "Hay mucho talento en esta compañía que lucha, se entrega y no teme trabajar duro", resalta Remi Wörtmeyer, coreógrafo y estrella internacional del Het Nationale Ballet que ha montado con ellos 'Concerto Mondrian', la pieza para 14 intérpretes que abre el espectáculo. "Es una obra poderosa, cercana a la clásica, con música de Prokofiev", explica.

Nada que ver con 'Since I fell for you', de Katarzyna Kozielska, de aires más 'jazzy', inspirada en melodías de Brad Mehldau y Milt Hinton. Despedirá la velada una pieza más íntima del coreógrafo residente Lorenzo Misuri, 'Loro in lei', que combina música de Schubert y Sakamoto. Wörtmeyer está encantado con su experiencia en Terrassa, a cuyo Centro Cultural acude un público entendido y fiel. "Se nota que aquí la gente ama la danza. En Australia, de donde provengo, predomina el deporte. Por eso me gusta venir a Europa, donde la gente entiende mejor la danza y su historia".

0 Comentarios
cargando