Ir a contenido

POLITICA EDITORIAL

Donde el libro sigue siendo respetable

Vicent Monadé, presidente del Centre National du Livre en Francia, publica 'Cómo hacer leer a los hombres de tu vida'

Elena Hevia

Vincent Monadé, presidente del Centre National du Livre.

Vincent Monadé, presidente del Centre National du Livre. / JORDI COTRINA

Hablar de política cultural con un francés es algo que a cualquier catalán o español puede hacerle sentir minimizado, sobre todo con el IVA en esa materia aupado hasta un 21%. Ahí están las promesas del PP pero mientras no se aprueben los presupuestos del Estado no habrá rebajas. Vicent Monadé, presidente del Centre National du Livre en Francia, un organismo sin parangón en Europa, pasó por Barcelona hace unas semanas para presentar ‘Cómo hacer leer a los hombres de tu vida’ (Plataforma), un texto humorístico que propone a las mujeres –que según Monadé son las únicas que leen- cómo ejercer de prescriptora sin que se note demasiado la presión. Su doble faceta de autor y de gestor cultural le convierte en alguien perfecto para repasar estrategias y posiciones respecto al sector. Aunque en Francia partan de un presupuesto que quizá a nosotros nos falte: allí un libro sigue siendo algo respetable, un objeto con prestigio social.

Para Monadé no hay más secreto para mantener ese estatus que establecer leyes. El Centre National du Livre recibe 30 millones de euros que redistribuye a lo largo de toda la cadena del sector del libro, autores, editores, libreros y festivales literarios, a través de subvenciones o de préstamos sin interés: “Gestionamos diferentes iniciativas para que los jóvenes se encuentren con los autores y los libros en lugares poco habituales como las playas, el campo o los parques”. Y a ese respecto, ahí está el pase de cultura creado por el presidente Macron: 150 euros para todos los jóvenes al cumplir 18 años. “También –añade- nos preocupamos por los eslabones más débiles de la cadena, los libreros y, por supuesto, los autores cuyos derechos de autor no son suficientes para que puedan vivir”.

La lucha contra Amazon 

Pero sin duda, donde el orgullo galo llega a su cumbre es en el pulso que la cultura francesa ha mantenido y sigue manteniendo contra el gigante Amazon, estableciendo leyes en las que no teme enfrentarse con las europeas y en las que no ha querido ceder un ápice, llevando esta lucha también al debate público. Su apuesta ha sido establecer un precio único en el libro digital e igualar el IVA de ambos soportes, digital y papel, en un 5%  (en España el libro digital sigue teniendo un 21% de iva, mientras el de papel se sitúa en un 4%). “Quisimos que fuera el editor el que decida el precio y no Amazon –explica Monadé- y lo hemos hecho en contra de la opinión europea, llegaron a llevarnos hasta el tribunal de justicia y no cedimos, así que estoy casi convencido de que acabaremos teniendo las políticas culturales que deseamos. De momento, en Francia una ley prohíbe a Amazon ofrecer un 5% de descuento y a la vez, los portes gratuitos. Amazon es una máquna terrible”. 

La verdadera oposición contra Amazon se encuentra, según Monadé, en el trabajo de los libreros, que, dice, han logrado conservar a sus clientes gracias a la gran calidad de su servicio. "Hoy en París y a través de una aplicación para smartphones, todo el mundo puede encontrar el libro que desee y reservarlo en la librería más cercana". Y certifica que son muchas las librerías que han abierto en los barrios más periféricos de la capital francesa siguiendo a los parisinos que han tenido que trasladarse por la gentrificación. 

0 Comentarios
cargando