Ir a contenido

UNA HISTORIA DE SUPERACIÓN

La firma más difícil

Olivia Rueda, autora de 'No sabes lo que me cuesta escribir esto', nunca imaginó, tras sufrir un ictus, estar al otro lado del estand estampando dedicatorias

Marta Cervera

Olivia Rueda, en el estand de la plaza de la Virreina.

Olivia Rueda, en el estand de la plaza de la Virreina. / FERRAN SENDRA

Con cuidado, lentamente e intentando reflejar en la dedicatoria algo con sentido y que llegue al lector. Así firma Olivia Rueda cada uno de sus ejemplares, agarrando el bolígrafo con firmeza y fijándose en cada letra. Su caligrafía pequeña, redonda y cuidadosa tiene un enorme significado para la autora de 'No sabes lo que me cuesta escribir esto' (Blackie Books). La vida de Rueda, montadora de televisión, casada y madre de dos hijos pequeños, cambió radicalmente tras sufrir un ictus, quedar hemipléjica del lado derecho del cuerpo y perder la capacidad para expresarse. Tuvo que volver a aprender a hablar y a escribir. "Acostumbrada a estar en el otro lado, ponerme en este para firmar en Sant Jordi es algo extraño. Aún me cuesta creer que esté aquí", confiesa Rueda, sorprendida con la buena acogida de su libro. "Estoy muy contenta. ¡Ver gente que te viene y te dice cosas bonitas es lo más!".

Aunque algunas personas lo compran por recomendación de un amigo, muchas de las que se acercan al estand con un ejemplar en la mano tienen una historia parecida a la suya. Por ejemplo, un extrabajador de banca que se presenta por la tarde en el puesto de Blackie Books en la plaza de la Virreina, en Gràcia. "Hace cinco años que tuvo el susto y este es el primer libro que lee", explica su mujer. Comentan sobre los médicos que ambos conocen, los hospitales, lo que siente el enfermo, sus familiares directos… Entre ellos se establece una conexión instantánea. Ambos han sufrido afasia, ese transtorno cerebral que afecta la función comunicativa, y han superado ya la peor parte. Han aprendido a ver la vida con otra mirada, a adaptarse a sus circunstancias y a luchar a diario por superarlas. "A mí me pasaba lo contrario que a ti. Podía escribir pero no leer", le explica el lector que habla despacito. Ambos saben lo mucho que les ha costado recuperar una cierta normalidad. Y la felicita por su trabajo. "Es que es tal cual lo cuentas", afirma. La charla continúa hasta que la novel autora se concentra para dedicarle el volumen: "A una familia maravillosa. Que la vida sea bonita para todos". Su caligrafía es buena. Sant Jordi impone pero la anima a seguir adelante.

Buenas vibraciones

"En momentos como estos te das cuenta de que todo el esfuerzo ha valido la pena. Piensa que he tenido que leer y releer en voz alta 10 veces cada frase para asegurarme que estaba bien", comenta contenta al comprobar el aprecio de la gente. Entre sus fans está incluso alguno de sus ídolos literarios como Enrique Vila-Matas con quien se ha cruzado esta mañana en otra parada de libros.

'No sabes lo que me cuesta escribir esto' apareció hace un mes y ya va por la segunda edición. La editorial, además, está en contacto con alguna agencia mirando la posibilidad de traducirlo a otros idiomas. "Esta historia es universal pero no es un libro de superación que se cierra con un final feliz. No dice aquello de si quieres, puedes", explica su editor, Jan Martí. "Su idea es otra porque la actitud es diferente y el tono, también. Utiliza el humor negro. Olivia no va de heroína, asume sus dificultades y sus miedos".

Pese a la buena marcha de su primer libro y su debut en Sant Jordi, de poder elegir la autora preferiría poder volver a su antiguo trabajo de montadora en televisión y seguir contando historias con imágenes. 

  

0 Comentarios
cargando