Ir a contenido

UN BATERÍA CONVERTIDO EN DIOS

El milagro de Ted Neeley

A sus 74 años, el actor y cantante protagoniza el musical 'Jesus Christ Superstar' el mismo rol que le lanzó a la fama en los años 70 con el filme

Estará en el Tívoli hasta el 29 de abril con una aclamada producción en versión original en inglés y con subtítulos en castellano

Marta Cervera

Ted Neeley, protagonista de Jesus Christ Superstar en los años 70 y también ahora, en Barcelona.     

Ted Neeley, protagonista de Jesus Christ Superstar en los años 70 y también ahora, en Barcelona.      / JOAN PUIG

Hay actores marcados por un personaje. Ted Neeley, protagonista del filme 'Jesucristo Superstar' lleva casi toda la vida unido a ese personaje de esta ópera rock pionera, basado en el musical de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice. Quien quiera comprobar cómo ha evolucionado el actor que en los 70 protagonizó ambos puede acudir al Tívoli donde a partir de este jueves y hasta el día 29 recala con una aclamada producción en versión original de 'Jesus Christ Superstar' en inglés y con subtítulos en castellano, dirigida por Massimo Romeo Piparo. 

Interpretar el mismo papel más de 5.000 veces puede ser una cruz para algunos, pero en su opinión poder seguir interpretar a Jesucristo es más bien "un milagro". A sus 74 años este batería, cantante y actor cree que de tanto interpretarlo "espero que me haya convertido en mejor persona".  No hay secreto para poder conservar la fuerza y voz para asumir este personaje que requiere alcanzar notas muy agudas: "Lo más importante para un cantante es tener confianza en sí mismo y cuidarse. Fumar destruye la voz".    

"Es un honor que el público siga queriendo venir a verme y comprobar la increíble conexión que se crea"

Nunca imaginó que iba a pasar tantos años unido a este Jesucristo. "Es un honor que el público siga queriendo venir a verme y comprobar esa  increíble la conexión que se crea en cada lugar", explica el artista de Texas. Parece tener los pies en el suelo. La fama nunca se le ha subido a la cabeza pese a los muchos fans que cada día le esperan a la puerta del teatro cuando acaba la función. Con ellos, como con el resto de la gente se muestra amable y habla con gran humildad,  un poco como mantuviera algo de esa 'aura' del personaje también fuera de escena. ¿Necesita ir a misa o ya tiene suficiente con las funciones? "Intento ir a la Iglesia tanto como puedo. Para mí es importante pero mucha gente ha encontrado la fe o se ha reencontrado con ella gracias al filme. Tiene el don de conectar con todo tipo de gente porque habla de la fe y eso es algo que nos toca a todos".

Y eso que al principio hubo quien consideró sacrílego convertir en ópera rock los últimos días de Cristo en la tierra. "El efecto creado por la película fue precisamente el contrario del que imaginaron sus detractores", explica. "Jesucristo Superestar' inspiró y sigue inspirando a muchas personas". El milagro en este casi se halla en la genial  música e historia que inspiró un musical capaz de conectar con gente de todas las edades y culturas. "Explica la historia desde el punto de vista de Jesús como ser humano por eso todo el mundo puede conectar con ella. Además, la música es un lenguaje universal. En mi época nos movía el rock and roll pero para todos aquellos que no eran jóvenes como yo entonces no lo vivían igual. Lo veían como una cosa terrible", comenta. "¡El rap y el hip-hop tampoco tuvieron demasiado reconocimiento en sus inicios y mira ahora!".

"Acudí a las audiciones con el rol de Judas preparado, el de Jesús imponía mucho"

Es curioso pensar que originalmente nunca aspiró a representar al hombre que predicó en nombre de Dios en la tierra y halló la muerte en la cruz. Acudió a las primeras audiciones en Nueva York con intención de hacerse con el rol de Judas, el apóstol traidor que entrega a Cristo a los romanos.  "Yo me había preparado una canción de Judas porque el personaje de Jesucristo imponía mucho. Sabía que todo el mundo tenía su propia visión acerca de él y que todo el mundo juzgaría a quien lo interpretara. De Judas, en cambio, se sabía menos y era mucho más lo que podía aportar". Su sorpresa fue mayúscula cuando, tras realizar la prueba ante el productor y el director del espectáculo le propusieron regresar al día siguiente para probar con el rol principal. Tras el éxito del musical, Norman Jewison le eligió para protagonizar un filme que le cambió la vida.

Aunque también trabajó en los musicales 'Hair' y 'Tommy', ninguna de esas experiencias puede compararse con el fenómeno de 'Jesucristo Superstar'. Todo ha cambiado desde el estreno de la obra en Broadway en 1971, sobre todo el público. "Al principio hubo muchas protestas por considerar la obra sacrílega. Pero eso ya es historia. Desde hace años la gente acude al teatro sabiendo las canciones y vive el espectáculo como si fuera una celebración. Es asombroso".

Lo dicho, un milagro.

   

    

Temas: Musicales

0 Comentarios
cargando