Ir a contenido

REVELACIÓN TARDÍA

La verdad y nada más que la verdad

La abogada Carmen Valenzuela publica a los 50 años su primer disco y actúa este fin se semana en el Tívoli con la compañía teatral de Justo Molinero

Luis Troquel

Carmen Valenzuela.

Carmen Valenzuela. / FERRAN NADEU

Toda una vida convencida de que carecía de aptitudes para cantar. Nadie en su entorno la había oído jamás entonar ninguna melodía. Tampoco lo hacía a escondidas. Hasta que un día el destino le empujó casualmente. Ahora, con 50 años recién cumplidos, Carmen Valenzuela debuta en disco y lo titula '5.0'. Cibermetáfora de futuro y renovación, más que vital que virtual. Y en vivo está interpretando este fin de semana algunas de esas canciones en el Teatro Tívoli de Barcelona, como especial invitada en el nuevo espectáculo teatral de Justo Molinero y su compañía Los Descastaos. "Si no fuese por su entusiasmo, creo que nunca me hubiese atrevido a todo esto", afirma Valenzuela.

Posee una voz dulce y honda al mismo tiempo. De afinación innata. Y, lo mejor de todo, transmite verdad. Otorga veracidad a todo aquello que canta, sea dramático o banal. Cada palabra, cada frase cobra vida en sus labios. La verdad y nada más que la verdad, como suele decirse en los tribunales. Ámbito que, por cierto, ella conoce de primerísima instancia. Trabaja desde hace mucho como abogada, y también debido a una carambola del destino. "En realidad yo quería haber estudiado Medicina, pero no pude hacerlo por un error en la elección de asignaturas", explica. Forma parte de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Barcelona, y está especialmente centrada en la comisión de protección animal.

Una vida rehecha

Vive desde siempre en Nou Barris. Tuvo que dejar el COU a medias cuando cerró el taller de cerrajería que llevaba su padre y se puso a trabajar en un bingo. "Vendía cartones y, curiosamente, me ponían siempre a cantar bolas". Allí conoció al que muy pronto sería su marido, fallecido poco tiempo después en un accidente de circulación. Entretanto, ella había reemprendido los estudios y ya no los quiso abandonar. De esta manera, con la vida hecha, deshecha y rehecha, otro acontecimiento cambiaría todo una vez más. Como quien oye una voz que le indica el camino; solo que, en este caso, esa voz era la suya y todos la oyeron antes que ella. Carmen Valenzuela fue la última en enterarse de lo magníficamente bien que canta.

Tuvo que dejar los estudios cuando cerró el negocio de su padre y empezó a trabajar en un bingo, donde cantaba las bolas

Una noche, hace ahora cuatro años, sus padres la animaron para que les acompañase a un karaoke ambulante de la Costa Brava. Ella se resistía a coger el micrófono. "Al final, como me gusta mucho Luz Casal, canté 'Piensa en mí'". Al oírla, la gente empezó a cambiar de semblante. Entre más y más aplausos, la convencieron para volver un día y otro para cantar cumbias, boleros, baladas, coplas, rancheras… Sobre todo, canciones de su admirada Rocío Dúrcal.

La escuchó una hermana de Nina y se la llevó a que la conociera. Le aseguró que poseía un don excepcional. "Decidí grabar unas canciones sobre bases ya hechas para regalárselas a mis padres". Sin mayor pretensión. Todo quedaba en familia, hasta que su madrina le propuso hacérselas llegar a Justo Molinero. No esperaba contestación, ni mucho menos que fuese en tan pocos días. pero Molinero la llamó, le insistió en que no debía desaprovechar ese talento y desde entonces no ha dejado de sonar en Radio Tele-Taxi.

El éxito de 'Para que tú me quieras', compuesta para ella por Leo Rubio, precipitó la edición de este '5.0'. "Vivo las cosas tal como vienen. Nunca hubiera podido imaginar lo que está pasando. Cuando me cuentan la de llamadas que reciben pidiendo escucharme siento que, en cierta manera, formo parte de las vidas de la gente. Y pocas cosas podrían hacerme tan feliz".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.