Ir a contenido

tú y yo somos tres

Riña de reinas vista por 'el rabillo del ojo'

Ferran Monegal

Una escena del regio ‘mal rollo’ (La Sexta).

El rifirrafe entre la reina emérita Sofía, la reina consorte Letizia, la princesita Leonor y el resto de la regia family mirando anonadados tan extraordinario momento borbónico, está siendo visionado, analizado y comentado una y otra vez por todas las cadenas. Por todas excepto por TVE-1, que está sumamente atareada intentando maquillar el máster imaginario de Cristina Cifuentes y nos les ha quedado tiempo para referirse a la monárquica pelea. Cada día aparecen en la tele nuevos ángulos de visión de la escena. En La Sexta Noticias, por ejemplo, nos decían que tenían nuevos enfoques de cámara del momento, y salían comentaristas expertos en realezas, como Fernando Rayón, que advertía: «La reina Letizia no quiere que sus hijas se hagan fotos con otros miembros de la Familia Real», También nos ofrecieron la opinión de la periodista Inma Aguilar, considerada amiga íntima de Letizia, que señaló: «Le preocupa quién hace las fotos, y le preocupa quién se les acerca». O sea, que vistos los tremendos anni horribiles que vienen sacudiendo a diversos miembros de esta familia desde hace tiempo, hasta podríamos entender la actitud de Letizia como una medida precautoria.

Desde un punto de vista estrictamente televisivo, no obstante, hay un dato que deberíamos tener muy en cuenta. El suceso entre la regia suegra y la regia nuera, con la princesa de por medio, fue advertido y volcado a la red, por primera vez, por el avispado tuitero intitulado el rabillo del OjO. Él fue quien advirtió, el primero, que ahí se había producido una guerra. Y tituló su tuit diciendo: Pelea en la Casa Real porque Letizia no deja que Sofía se haga una foto con sus nietas. Cosechó un éxito, una excitación en la red, enormes. Y creo que el primero en ofrecer las imágenes y el suceso que nos había ofrecido el rabillo del OjO fue Alfons Arús en su Arucitys de 8TV. ¡Ah! El tema, desde un punto de vista de valoración periodística, o de hecho noticiable, es sabroso. De no haber existido esta primera advertencia del perspicaz tuitero, no sabemos si el suceso habría sido resaltado en las teles; o si se habría producido un gran silencio. He escuchado en algunas cadenas que remataban los análisis repitiendo una frase curiosa: «Han sido 20 segundos de mal rollo». Es una valoración enternecedora. Pero se han quedado cortos. Confunden segundos con semestres.

0 Comentarios
cargando