Ir a contenido

CRÓNICA

Montse Castellà, la voz clara

La cantautora de Tortosa estrenó su sustancioso nuevo disco, el doble 'Punts de llibre', con Paco Ibáñez y Gorka Benítez como invitados

Jordi Bianciotto

Montse Castellà, con Paco Ibáñez, en Luz de Gas

Montse Castellà, con Paco Ibáñez, en Luz de Gas / FERRAN SENDRA

En los más de seis años transcurridos desde su último disco, ‘Geminis’, Montse Castellà ha ido llenando el zurrón del canciones y ya tenía tantas que una vez se decidió mostrarlas, este sábado en Luz de Gas, ocuparon casi todo el repertorio de la noche. Hagamos notar la valentía de ofrecer este amplio cancionero a un público que lo escuchaba por primera vez y de meterse en la aventura de un disco, ‘Punts de llibre’, doble y presentado en un cuidadísimo ‘digipack’ que desafía las modernas leyes de la desmaterialización musical.

El trabajo no estará a la venta hasta el 14 de abril, fecha simbólica por cierto, pero Castellà nos invitó, en el marco de Barnasants, a una inmersión en su rico imaginario bañado en luz del mediodía y que funde ritmos contagiosos y recogimiento emotivo, trazos de sensualidad (‘En els teus dits’, la canción que abrió la noche, con letra de Rosa Fabregat) y estrofas reivindicativas como las que culminaron el concierto a golpe de ‘Revolució’. Un pieza esta, dijo, en homenaje “a los presos políticos y los exiliados”.

Vitalidad e intimismo

La cantautora de Tortosa presentó el disco como “el más optimista, vital y alegre” de su trayectoria. Es también el más refinado, como pudimos apreciar en los esbeltos contornos melódicos de ‘La paciència’ y los espacios interioristas que abrieron ‘Promeses’ y ‘Satèl·lits enmig del fang’. Bien arropada por una banda de cuatro músicos y dos coristas, contó en ocasiones con el embellecedor factor aéreo del saxo y la flauta travesera de Gorka Benítez. Canciones sin efectismos, serenas y transmisoras de una idea de pureza.

Castellà se expresa a cara descubierta, buscando la emoción y alejándose del cinismo, y su voz suena clara y cercana. Por eso hizo buenas migas con la de Paco Ibáñez, que salió a compartir con ella ‘Avui l’he vista’,  texto de Apel·les Mestres al que en su día puso música Xavier Ribalta. “Una de las más bellas canciones catalanas que existen, y hay muchas”, señaló el trovador. Esta pieza forma parte del segundo compacto de ‘Punts de llibre’, centrado en adaptaciones poéticas y que incluye citas a Pi de la Serra y Ovidi Montllor.

El tono más jovial del nuevo material se expresó sobre todo en la rumbera ‘Somriuràs’, que en el disco grabó con Txarango, y en ‘Compta amb mi’, que, aun a riesgo de ser tachada de ingenua, incide en la cuestión de la actitud como manera de encarar las cosas, porque “la vida et somriu si li somrius”. Entre esa amplia selección de canciones nuevas, catorce en total, Castellà solo recuperó dos del pasado: ‘Hemisferi nord’, que no deja de estar de actualidad y que dedicó “a los que están intentando cruzar este mar”, y ‘És com un miracle’, a voz y piano, envuelta en esas imágenes de su paisaje emocional, las Terres de l’Ebre, que tanto carácter siguen imprimiendo a su cancionero.

0 Comentarios
cargando