Ir a contenido

ENTREVISTA

Terence Blanchard: "La música hace que te mires en el espejo"

El compositor y trompetista presenta en el Festival de Jazz de Terrassa su disco 'Breathless', una denuncia de la violencia policial y el racismo

Roger Roca

Terence Blanchard: "La música hace que te mires en el espejo"

HENRY ADEBONOJO

Ganador de cinco 'grammys', compositor de bandas sonoras y hombre de confianza de Spike Lee, el músico de Nueva Orleans es uno de los trompetistas más respetados del jazz norteamericano. Tras 30 años de carrera, Terence Blanchard da el salto a los sonidos electrónicos y a la fusión con el quinteto E-Collective y un disco, 'Breathless', que denuncia la violencia policial y el racismo en Estados Unidos. Lo presenta el jueves en la Nova Jazz Cava dentro del 37 Festival de Jazz de Terrassa.

¿Cuánto tiene que ver 'Breathless' (sin aliento) con el caso de Eric Garner, el hombre que murió asfixiado por un policía en Nueva York en el 2014?
Puse en marcha E-Collective porque quería hacer música para llegar a los chavales que quieren hacer música electrónica. Pero mientras preparábamos el disco, la realidad nos sacudió. Eric Garner, Mike Brown, Tameer Rice… La lista de jóvenes muertos a manos de la policía es muy larga, y ante esa tragedia no podíamos quedarnos de brazos cruzados ni hacer un disco de música alegre. Así que decidimos poner el foco sobre toda esa injusticia social.

'A Tale of God’s Will', su banda sonora para el documental de Spike Lee sobre el huracán 'Katrina', también tenía mucha carga social.
Siempre he tenido ese compromiso. Hace años escribí 'Wandering Wonder', una pieza sobre chicos de mi ciudad con mucho talento pero sin recursos para estudiar. En 1986 grabé 'Alabama', una composición de John Coltrane sobre el asesinato de cuatro niñas en una iglesia. Yo me crié en la iglesia, y ser cristiano implica ayudar a los que lo necesitan. Como músico aprovecho la plataforma que tengo.

¿Ha sufrido la discriminación racial en la industria?
Claro, eso siempre está presente. Especialmente en mi carrera como compositor de bandas sonoras. A mi primer representante le preguntaban a menudo si yo era negro, algo que nunca le preguntaban sobre sus otros clientes. Aún ocurre. El en cine trabajo con gente que se sorprende cuando ven que a otros compositores se les trata con, digamos, más reverencia. Pero no me fijo en eso. Si alguien me quiere poner trabas, es su problema.

"A mi primer representante le preguntaban a menudo si yo era negro, algo que nunca le preguntaban sobre sus otros clientes"

Usted conoce bien Hollywood. ¿Cree que las declaraciones contra la discriminación racial y sexual que ha hecho la industria últimamente servirán para algo?
Ahora mismo todo el mundo dice que cambiará o que colaborará para que las cosas cambien. Me parece extraordinario lo que ha conseguido el movimiento #metoo destapando el lado oscuro de la principal industria del entretenimiento. Y a pesar de todo lo que han sufrido, las mujeres del cine han producido arte mayúsculo. El tema de fondo es si habrá un cambio sostenido en el tiempo. Hablemos dentro de tres años y veremos cuántas productoras ejecutivas hay, cuántas directoras, cuántas guionistas y compositoras. Esto acaba de empezar.

Han pasado 12 años desde el 'Katrina', tiempo suficiente para tener perspectiva. ¿Cómo se siente?
Decepcionado, sorprendido, todo a la vez. Nadie estuvo a la altura: ni el presidente, ni el gobernador ni el alcalde. Es verdad que fue una situación excepcional, pero se cometieron muchos errores y los pagó la gente. Porque los políticos insisten en que trabajan para la gente, pero el 'Katrina' es la prueba de que no es así. Por eso todos esos jóvenes manifestantes de Florida están tan frustrados con la falta de control de las armas de fuego. Todo el mundo les dice lo que quieren oír pero nadie hace nada. Esos jóvenes han conseguido algo impresionante: que el gobernador de Florida, que contaba con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), ahora se enfrente a la NRA en algunos aspectos del tema del control de armas. Ellos son la prueba de que la gente unida puede cambiar cosas.

¿Y qué puede conseguir la música?
Tocarte el corazón. Hacer que te mires en el espejo. La música que tocamos actualmente trata sobre esa violencia. En Cleveland un espectador me dijo que vino al concierto para escuchar música bonita como la de 'A Tale Of God’s Will' y se llevó una decepción porque nuestra música sonaba furiosa. Pero que cuando expliqué al público el por qué de esa furia, pensó que tenía que reconsiderar qué pensaba él sobre el tema de las armas. Ese es el poder de la música. 

0 Comentarios
cargando