Ir a contenido

REGRESO A BARCELONA

Juan Tamariz, visto y no visto

El mago recicla en el Tívoli su aclamado espectáculo 'Magia potagia y aún más', del 15 al 25 de marzo

Marta Cervera

Juan Tamariz, en vestíbulo del Tívoli.

Juan Tamariz, en vestíbulo del Tívoli. / JOSEP GARCIA

Juan Tamariz regresa al Teatre Tívoli con una versión renovada de su longevo espectáculo 'Magia potagia y aún más'. Armado con su afinado sentido del humor y su violín mágico, ese instrumento invisible que acaricia justo después de culminar con éxito uno de múltiples números de cartas, el veterano ilusionista, de 75 años, vuelve a Barcelona dispuesto a sorprender. "En realidad, podría estar más de seis horas haciendo magia con todo lo que levo allí dentro, pero, en función de cómo va la función y de cómo me siento, voy escogiendo uno u otro número durante la hora y 40 minutos que dura el espectáculo", explicó en la presentación de su nueva temporada barcelonesa, a partir de este jueves y hasta el 25 de marzo. "He renovado el 'show' aunque, en realidad, nunca hago lo mismo, porque siempre voy cambiando".

Gran maestro

Tamariz es ya un clásico, un mago insustituible y un gran maestro. Como es habitual, sus números irán filmados con una cámara que permitirá seguir sus increíbles manos a quienes se sitúen lejos del escenario. En el espectáculo no faltarán números conocidos, como el del cochecito mágico autónomo, pero incorporará también algunos de los últimos desafíos que ha estado practicando.

Junto a él actuarán el madrileño Manu Vera, su yerno; el mago argentino Alan, y la esposa de Tamariz, la colombiana Consuelo Lorgia, experta en diferentes disciplinas como la adivinación de cartas. Ella ha sido una de las mujeres pioneras en la magia. "Por suerte, cada vez hay más", destaca Tamariz, quien todavía recuerda lo extraño que le pareció verla actuar en la década de los años 70 en Viena. "Entonces el mundo de la magia era muy masculino. Las mujeres solo hacían de acompañantes pero ella, en cambio, era la protagonista de un número que tenía a un hombre como ayudante".

El premiado y respetado mago está encantado con la compañía. "A mí me gusta incluir a diferentes magos en mi espectáculo porque cada uno aporta algo diferente. Manu Vera hace cosas muy bonitas, con ritmo y sombras chinas. Alan hace cosas muy determinadas y breves pero sorprendentes. Consuelo es una 'crack' con los números. Yo soy el que hace las escenas más largas; el más pesado, vaya", bromea. Tamariz fue uno de los primeros magos españoles que utilizó la televisión (¡y la radio!) para expandir el embrujo de la magia. Hoy, toda una generación de nuevos ilusionistas se sienten discípulos suyos.  Muchos de ellos aprendieron con sus libros y acudieron a la escuela de magia de su hija Ana.

"Ahora la magia se disfruta de otra manera. Cuando yo empezaba, la gente venía a los espectáculos obsesionada por descubrir el funcionamiento de todo", recuerda. "Ahora, el público viene más tranquilo, con ganas de disfrutar". Recuperar la ilusión de ese niño que cada uno lleva dentro, asegura, es el objetivo de 'Magia potagia y aún más'.

Temas: Magia

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.