Ir a contenido

Refugiados e inmigrantes, actores de la obra de Pedrero "Una guarida con luz"

EFE

Refugiados, inmigrantes y actores profesionales forman el elenco de "Una guarida con luz", de la directora y autora teatral Paloma Pedrero, que estrenará esta obra los días 23 y 24 de marzo en el Teatro Conde Duque de Madrid, en el marco del festival Ellas Crean.

La también presidenta de la asociación cultural Caídos del cielo cuenta en "Una guarida con luz" una historia "de amor y muerte" en la que los perros domésticos son los protagonistas, abanderando "una reivindicación ecológica y animalista", explica en una entrevista a

La obra, "que hay que diferenciar del espectáculo", tiene como eje principal la muerte, "un tema tabú" que tocó de cerca a la autora, ya que tras complicársele una operación de cáncer en 2008, sufrió un shock septicémico que la tuvo al borde de la muerte durante tres semanas.

"Sentía que esa experiencia tenía que transformarla en arte y así contar lo que había vivido", añade Pedrero, que se decidió a escribir este relato a través de la "pureza e inocencia" de los animales.

Pedrero centra el espectáculo en la danza y la música para superar el problema del idioma, ya que no todos los refugiados entienden y hablan el castellano.

La directora asegura que ha tenido dificultades para montar la obra como quería desde un principio "por el escaso número de refugiados que hay en Madrid, su poco arraigo y la corta duración" de su estancia.

La asociación trabaja en talleres de formación con las personas excluidas y cuando tienen un nivel "con el que pueden enfrentarse a un escenario", empiezan a trabajar con ellos "para que su esfuerzo se haga visible".

Que la gente vea este trabajo es necesario "para que el público aprecie el trabajo de personas en situación límite" que han hecho del arte "un proceso sanador", señala.