Ir a contenido

ENTREVISTA

Pablo Hasél: "Yo no estoy en ningun grupo armado"

El rapero de Lleida se enfrenta ya a cinco años de cárcel por el contenido de sus canciones

Nando Cruz

Pablo Rivadulla, conocido artísticamente como Pablo Hasél

Pablo Rivadulla, conocido artísticamente como Pablo Hasél / EFE / FERNANDO VILLAR

Pablo Rivadulla, de 29 años, fue condenado la semana pasada a dos años de cárcel y 24.300 euros de multa por enaltecimiento del terrorismo con agravante de reincidencia, injurias y calumnias contra la Corona y las instituciones del Estado por sus tuits y letras de canciones. Esta condena se añade otra de dos años que recibió en 2014 y está pendiente de dos juicios más.

¿Cómo descubrió el rap?
Tendría diez años cuando vi una película de pandilleros que escuchaban una música muy potente en un coche. Era como si escupieran palabras. Al día siguiente fui a una tienda de discos y busqué uno con una portada de estética similar a la de la película. Me compré el 'Straight outta Compton' de NWA. 

Vaya flechazo.
Por mis padres ya escuchaba a Sabina o Silvio Rodríguez y siempre me había gustado la rima. La mayoría de chicos de mi edad hacían pila para fumar porros y yo la hacía para ir a escribir o a leer a la biblioteca. Cuando conocí el rap, vi que rimaba y que tenía esa rabia que no tienen los cantautores, me encantó.

¿Cómo ha adquirido su conciencia política?
Empecé con lo típico: conociendo al Ché Guevara y la revolución cubana. De pequeño me llamaba la atención que hubiera personas durmiendo en la calle. Y me hacía preguntas. El marxismo me dio una respuesta a porqué unos pocos acumulan tanto y una mayoría que o tenemos muy poco o están en la miseria.

¿Por qué decidió dedicarse al rap?
Por una razón de supervivencia. Para no estallar. La escritura siempre ha sido una necesidad para mí. Antes de conocer el rap ya escribía diarios y poesía. Y luego, para hacer pensar y empujar a la lucha. La fiscal dijo que soy peligroso porque incito a la movilización social. Es consciente de para qué sirve mi rap.

¿En qué momento percibe que sus letras le van a traer problemas?
Ya recibía amenazas de nazis antes de la detención de 2011. Y en 2009, en un concierto en las fiestas mayores de Lleida en el que canté cosas contra el ayuntamiento, el técnico de sonido me cortó el micro. Era consciente de que, por vivir en el estado en el que vivo, tarde o temprano tendría problemas. Ha habido salas amenazadas por la Guardia Civil para que no me permitan hacer el concierto. No puedo vivir de mi arte y eso ya es pagar un precio caro.

En La ciudad de la niebla canta: “La niebla me protege de la policía que me para por ser quien soy cuando camino de madrugada”.
Por ir de noche andando, solo por ser quien soy, me paran. No solo en Lleida. También he sufrido registros en estaciones de otras ciudades. Me llevan a un rincón y me registran la mochila. En un control de carretera, la policía abrió mi libreta para ver las letras. Me tienen localizado y saben dónde voy por el móvil.

¿Cómo?
Cuando fui detenido en 2011 ya me hicieron una lista de los sitios donde había estado. Era evidente que tenía pinchado el teléfono. Habían hecho un seguimiento brutal hasta el punto de saber los horarios de mis familiares.

Hábleme del día de la detención.
Salía de casa y a los 50 metros derrapó un coche de la secreta, me pusieron las esposas, me llevaron a casa de mis padres e hicieron un registro de varias horas. Se llevaron libros, camisetas, fotos, libretas, el ordenador… Luego fueron a la habitación de mis padres y mis hermanas y se llevaron sus ordenadores. Mi madre y mi hermana de diez años estaban en casa ese día. Fue un shock.

¿Incitar al odio debería ser delito?
Odiar el racismo, el machismo, la homofobia o el imperialismo no debería ser delito. Debería serlo incitar al racismo, a la homofobia, al machismo… El delito de incitación al odio debería defender a los oprimidos y no a los opresores.

"El delito de incitación al odio debería defender a los oprimidos y no a los opresores"

¿Sus canciones busca generar violencia o cambios en la mentalidad de la gente?
¿Qué es la violencia? Yo apoyo la autodefensa y todos los métodos de lucha ante un estado que no duda en usar la violencia no solo en forma de brutalidad policial. Es violencia que personas mueran en una lista de espera por no tener una sanidad digna. Es violencia que haya familias desahuciadas y que no les llegue el dinero para comer de forma digna. Eso es la verdadera violencia y la lucha contra eso es autodefensa. Ya sea de forma pacífica o más contundente.

Una cosa es apoyar esa autodefensa y otra es ejercerla.
Claro. Yo no estoy en ningun grupo armado, pero cada cual debe tener libertad para apoyar a quien crea oportuno. Si yo quiero respetar a los presos políticos del GRAPO, déjeme la libertad de hacerlo. Yo no considero que sean terroristas; los considero autodefensa. Pero no me pueden acusar de ser miembro del GRAPO. Mi frente de lucha es el arte y estoy en movimientos sociales, pero no practico la lucha armada. Cuando registraron mi casa, sabían que no tenía armas. Buscaban aterrorizarme, darme un escarmiento para que otros se lo piensen antes de decir lo mismo. Pero ya somos 15 raperos. Y los que vendrán.

Vecinos de Lleida (entre ellos Pablo Hasél, a la derecha), abuchean a Àngel Ros, alcalde de Lleida, el pasado 7 de marzo / ACN / LAURA CORTÉS

¿Tan peligroso es el rap?
Nosotros sí, porque incitamos a luchar. Y no hablo de lucha armada. Vemos que multitud de luchas pacíficas están siendo disueltas con violencia policial. Temen la protesta y están generalizando la represión. El régimen está nervioso porque cada vez más gente ve que esto no es una verdadera democracia.

"Están generalizando la represión. El régimen está nervioso porque cada vez más gente ve que esto no es una verdadera democracia"

Pero, insisto, ¿se persigue al rap porque se lo considera peligroso?
Es una herramienta para hacer pensar y crear conciencia como lo puede ser una octavilla o un periódico. Lo que quieren es que la gente no se pregunte por qué mientras nuestros abuelos tienen pensiones de miseria se derrocha dinero en la monarquía. Por eso es delito de odio ponerse una nariz de payaso delante de un guardia civil y no lo es subirse a un tanque y amenazar a Puigdemont.

¿Debería ser delito esto último?
No pongo en el mismo plano la libertad de un fascista y la de un antifascista. No voy a defender la libertad de los fascistas. El juez que me ha condendo fue militante de la Falange. Y el que condenó a Valtònyc quiere ilegalizar los partidos independentistas. Este tipo de fascistas nos están condenando. En Estados Unidos, Francia, Alemania e Inglaterra hay raperos con letras aún más contundentes que las nuestras y no sufren ningún tipo de represión. ¿Por qué pasa aquí? Porque el fascismo no fue derrotado militarmente y se perpetuó.

"Soy una persona muy tranquila. Odio la violencia gratuita. Me gustaría dedicar canciones solo a mis seres queridos"

Habrá quienes piensen que solo lo hace para provocar.
Soy una persona muy tranquila. Odio la violencia gratuita. Me gustaría dedicar canciones solo a mis seres queridos. Me encantaría vivir en una sociedad justa. Como no lo es, me desahogo con las canciones. Si no las escribiera, sabe Dios qué haría. No hago estas canciones por capricho. Nacen de una rabia legítima ante las injusticias. Si sus políticas no nos atacaran no haría estas canciones.

¿Cómo se explica que una persona tranquila pueda soltar en una canción que merece que explote el coche de Patxi López?
Si las políticas de gente como Patxi López impiden el derecho a la vivienda y al trabajo digno garantizado, hay una rabia y un odio hacia esas personas que se lucran a costa de nuestra explotación. La gente que se escandaliza por lo que canto no se escandaliza por los 700 trabajadores que mueren cada año obligados a trabajar sin seguridad, ante las familias desahuciadas o ante las víctimas de guerras imperialistas en las que el estado español ha participado. Jamás apoyaré un atentado en el que se bombardeen escuelas y hospitales. Este gobierno sí lo ha hecho. ¿Quién son ellos para darnos lecciones de moral?

"Jamás apoyaré un atentado en el que se bombardeen escuelas y hospitales. Este Gobierno sí lo ha hecho. ¿Quién son ellos para darnos lecciones de moral?"

Y decide expresarla atacando a gente con sus nombres y apellidos.
Bertolt Bretch, uno de mis referentes, decía que las injusticias no son anónimas sino que tienen unos culpables. Yo quiero señalar a los culpables porque quiero acabar con el hambre, los desahucios y la explotación.

¿Por qué no confía en la justicia española?
El tribunal del orden franquista condenaba a prisión por criticar a Franco y su sucesor, la Audiencia Nacional, condena a prisión por criticar a la monarquía. No hay justicia porque sigue en las mismas manos que durante el franquismo.

¿A quién defiende hoy la Audiencia Nacional?
A los poderosos. A los fascistas. A los suyos.

¿Por qué no suavizó su postura en el juicio y buscó su exculpación?
Porque sigo pensando lo que decía en las canciones. Además, esto va más allá de los delitos de opinión. Me condenan por decir cosas sobradamente probadas como el tema de Tarajal o las amantes del rey emérito cuyo silencio fue comprado con dinero público. En la sentencia no demuestran que miento.

¿Cuántas causas y condenas acumula?
En 2014 me condenaron a dos años de prisión. La de ahora son dos años y un día más un año de pena-multa de veinte mil euros que no tengo y que no pagaría aunque los tuviera. Lo cual se traduce en otro año de condena.

¿Algún juicio pendiente más?
Uno por odio ideológico contra un jugador de fútbol nazi. Y otro por calumnias y obstrucción a la justicia. Todas las causas podrían sumar 12 años de prisión.

"Acabando en la cárcel me siento más libre que nunca porque me enfrento a mis miedos y siento mucho orgullo"

¿Siente que la cárcel le va a arruinar la vida?
Para nada. Acabando en la cárcel me siento más libre que nunca porque me enfrento a mis miedos y siento mucho orgullo. Me levantaré cada mañana con la cabeza bien alta. Me van a joder mucho, pero no me van a arruinar la vida.

Luego vendrán años de inhabilitación.
Y una de las partes más duras de la represión es la dificultad para encontrar trabajo. Con la condena de 2014 ya me inhabilitaron diez años. Quería sacarme las oposiciones para correos y no pude. Eso dificulta aún más la supervivencia.

¿Ahora tiene trabajo?
No. Llevo tiempo buscándolo, pero no lo encuentro. El último lo fui a buscar a Francia. Aquí no había manera. Me fui a recoger uva en pésimas condiciones.

¿De dónde viene el mote de Hasél?
Hace muchos años, en la biblioteca, leí un libro de cuentos cortos de literatura árabe. Había un personaje, un guerrillero, que ejecutaba a una monarquía. No recuerdo el nombre completo, pero una parte era Hasel. Me lo quedé.

0 Comentarios
cargando