Ir a contenido

TRIBUNA

Carta al nuevo Govern

Carta al nuevo Govern

Raimon Masllorens

Parece ser que en estos últimos días de negociación para la formación de un nuevo Govern –la mejor noticia que podríamos tener ahora mismo-, uno de los últimos escollos, y causante de disputas internas entre los dos partidos que lo formarán, ha sido la representación en el Consell de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals y los órganos directivos de TV-3 y Catalunya Ràdio. No puedo celebrarlo más. Eso solo puede querer decir que este Govern se tomará muy en serio el sector audiovisual y que en esta nueva legislatura nuestro sector será, por fin, prioritario y estratégico.

Al iniciar una nueva etapa, quizá es un buen momento para hacer algunas reflexiones de cara a nuestro futuro.

Todos sabemos que el modelo de empresa de la Corporació ha quedado obsoleto. Y por tanto es necesario que el futuro Consell trabaje con un mandato claro y un plan de choque para diseñar qué televisión y qué radio públicas queremos. En los últimos años el mundo está cambiando a una velocidad de vértigo: consumimos más audiovisual que nunca y los medios públicos catalanes, que siempre habían sido pioneros en casi todo, se han estancado en un modelo de consumo antiguo que a medio plazo les hará perder cualquier posibilidad de liderazgo. Las soluciones pasan, entre otras cosas, por invertir más en contenidos propios –con posibilidad de viajar- y en una plataforma innovadora para competir con los grandes productores de consumo 'on demand'. Por eso es necesario que este Consell de la Corporació esté formado por perfiles profesionales y no políticos.

A partir del verano, la tele catalana deberá reemitir todo tipo de contenidos: series, películas, programas

Antes que todo eso, es necesaria una aportación extraordinaria a la Corporació. La nueva ley del IVA decretada por el Ministerio de Hacienda ha dado un golpe casi mortal a la debilitada economía del ente y podría causarle un daño irreparable. En estos momentos, la tele no tiene capacidad de contratar ningún tipo de contenido antes del verano y, a partir de entonces, habrá que remitir todo tipo de contenidos, como series, películas y programas. El público ya no encontrará programas referentes que den identidad a nuestra televisión y la audiencia bajará en picado. Esta tendencia sería muy difícil de revertir.

También es muy importante que el Parlament dé luz verde a un nuevo impuesto a las operadoras. Hay que recordar que en el 2014 este impuesto se aprobó sin ningún voto en contra y su aplicación fue ejemplar. Los motivos por los que el Tribunal Constitucional lo anuló son muy débiles. Volver a aprobar una ley similar no debería ser muy complicado siempre y cuando haya voluntad política. Y este es el punto más importante de todos.

El sector reclama y exige al nuevo Govern que ponga el audiovisual en el lugar que merece en un país moderno, al nivel del resto de Estados europeos. Porque hay que tener muy claro que la cultura, el arte y el audiovisual nos ayudan a aprender, a crear un espíritu crítico y a fomentar nuestros valores. En definitiva, nos hace mejores como personas y como colectivo.

Nada mejor que el cine y la televisión para explicar al mundo quién somos y cómo somos. Tenemos una lengua y una cultura que merece ser explicada y si no lo hacemos nosotros, nadie lo hará.

Raimon Masllorens es presidente de PROA (Productors Audiovisuals Federats)

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.