Estreno en la Sala Muntaner

Àngels Bassas se convierte en "la Molly Bloom del siglo XXI"

La actriz protagoniza el monólogo que Sanchis Sinisterra escribió a partir de las últimas páginas del 'Ulises' de Joyce

La obra de teatro La nit de la Molly Bloom se representa en la sala Muntaner. / PABLO FERREIRA

La obra de teatro La nit de la Molly Bloom se representa en la sala Muntaner.
La actriz Àngels Bassas representa a Molly Bloom en la Sala Muntaner.

/

Se lee en minutos

Angie Ramón

Las últimas 50 páginas de la novela Ulises, de James Joyce, representan un viaje a los rincones más íntimos y personales de Molly Bloom, la "heroína infiel", la esposa desdichada, la mujer inmensamente infeliz pero excitada ante la realidad que la envuelve. La actriz Àngels Bassas (Figueres, 1971) se pone ahora en la piel de este icono de la literatura del siglo XX que cuenta sus pensamientos en un extenso monólogo interior.

Sola ante el peligro. Así se siente Bassas frente a un texto que la ha retado en su vida personal y profesional. La nit de Molly Bloom, obra teatral de Sanchis Sinisterra creada a partir del texto de Joyce, se estrena por primera vez en lengua catalana en la Sala Muntaner desde el 28 de febrero hasta el 25 de marzo, en un nuevo montaje dirigido por Artur Trias.

"Molly Bloom es una mujer con muchas fantasías eróticas y lo expresa de una forma natural y primitiva", explica Bassas sobre un personaje que le ha llevado a ella misma a reflexionar sobre la importancia del sexo femenino: "Las mujeres no tenemos que esconder nuestra sexualidad". James Joyce fue un visionario a la hora de retratar la feminidad, y en ningún texto fue más audaz que en la última parte del Ulises, punto culminante de su narrativa experimental: un monólogo sin pausas ni signos de puntuación y con abundantes repeticiones eque "más que un texto hablado es un diálogo personal", según apunta Artur Trias.

En el montaje participa también el actor Jep Barceló, que interpreta a Leopold Bloom, marido de Molly y protagonista de la novela, que permanece dormido dándole la espalda a su mujer. En una habitación desordenada, con cientos de objetos por en medio, Àngels Bassas tiene el arduo papel de mantener la atención del público durante una hora sin interrupción. En tres ocasiones, también canta a capela. "Molly es una mujer todoterreno que siempre busca la manera de seguir adelante", señala la actriz.

Una obra sin argumento

El monólogo que Sanchis Sinisterra escribió para Magüi Mira a finales de los años 70 iba encaminado a la exploración de la nueva narrativa con la posibilidad de gestar una obra teatral sin argumento. En esta nueva versión, Artur Trias no ha olvidado la esencia del original, pero se ha propuesto adaptar el texto para aproximarse "a la mujer de la actualidad". Han pasado 18 años desde la última vez que la obra se representó en un teatro barcelonés, y el director  ha querido resucitarla dándole un toque feminista y una voz reivindicativa. En este sentido, Àngels Bassas es la Molly Bloom del siglo XXI.

Noticias relacionadas

"Con esta adaptación, los hombres podrán saber lo que piensan las mujeres sobre su feminidad", asegura, rotundo, Trias. A partir de la interpretación de Bassas, el espectador se mete en la historia "como si observara a través del cerrojo de la habitación de Molly", y allí se topa con la vida misma: desde ver a la actriz en un urinario hasta tocarse el pecho con ademán de sentirse atraída por alguien. "Soy muy valiente a la hora de interpretar cualquier personaje, me gusta hacer cosas que nunca antes había hecho", manifiesta Àngels Bassas.

El monólogo de Molly Bloom ha servido al director y a Basas para cuestionar si el personaje creado por Joyce era realmente una mujer infiel o solo estaba llamando la atención de su marido Leopold. En este sentido, todo puede parecer una fantasía, pero sin olvidar el humor presente en el texto. Al final, Molly es una mujer libre "que hace lo que siente y lo que quiere". En cualquier caso, el espectador podrá forjarse su propia opinión a partir de este soliloquio íntimo que aproxima al público a una realidad femenina que suele permanecer oculta.

Temas

Teatro