Ir a contenido

LA 68ª EDICIÓN DE LA BERLINALE

'Unsane': el fiasco telefónico de Soderbergh

El director naufraga en Berlín con su nueva experimentación, una intriga psicológica rodada con un iPhone

Nando Salvà

Steven Soderbergh, en la presentación de Unsane, en Berlín

Steven Soderbergh, en la presentación de Unsane, en Berlín / REUTERS / HANNIBAL HANSCHKE

Steven Soderbergh es un director al que obviamente no le gusta repetirse. Especialmente desde que regresó al trabajo tras unos años retirado, para él cada proyecto es una nueva forma de experimentar con la técnica y el estilo, de sentir algo parecido a dirigir con los ojos vendados. Sin ir más lejos, la serie que estrenó hace solo unas semanas, Mosaic, fue diseñada para verse a través de una app.

El problema de Unsane, la intriga psicológica que ha presentado este martes en la Berlinale, es que en efecto parece haber sido rodada a ciegas. En realidad ha sido grabada en su totalidad con un iPhone y, de entrada, visualmente es tan sucia y oscura como ese dato invita a imaginar. Pero es que, además, al verla uno se siente como al acabar de montar un mueble del IKEA y descubrir que sobran piezas.

La película nos presenta una serie de tramas sobre, respectivamente, una conspiración que implica a hospitales y aseguradoras, una joven que quizá esté loca y un asesino en serie, y ninguna de ellas funciona. A ello sin duda contribuyen el desdén mostrado por Soderbergh hacia conceptos como la lógica y la probabilidad, el tamaño de los boquetes argumentales y la sensación general de que todo lo que pasa lo hace porque sí. La narración es tan poco tensa que, si la usáramos como cinturón, se nos caerían los pantalones.

Peor aún, Unsane en ningún momento da la sensación de haberse visto beneficiada por el hecho de haber sido grabada con un móvil, todo lo contrario. "Tan pronto como descubro cómo quiero que sea el plano puedo grabarlo inmediatamente, lo que permite mantener la energía durante el rodaje", explicaba hoy Soderbergh acerca de las ventajas de usar la nueva tecnología. "Y, además, te permite un control total de la posproducción". El iPhone, pues, le facilita las cosas, y volverá a usarlo en su próxima película. Que se fastidie el espectador.

Cuestión de idiotez

Philip Gröning, en la presentación de 'Mi hermano se llama Robert y es un idiota' /EFE / SASCHA STEINBACH

La otra película presentada hoy a competición se titula Mi hermano se llama Robert y es un idiota, pero no debería. Porque su coprotagonista no es un idiota. Un perturbado, posiblemente; un cretino, sin duda. Pero un idiota no. Desde las primeras escenas el muchacho se dedica a farfullar teorías sobre la esencia de la verdad y la naturaleza del tiempo y la necesidad de cuestionárselo todo, mientras pasa las horas con su hermana en los alrededores de una gasolinera, en medio de la nada. No tarda en quedar claro que hay algo marrano en su relación, por el modo en que se miran y se toquetean y por el baño que se dan desnudos en lago cercano.

La pareja echa la tarde merodeando la estación, comprando cervezas o tocando las narices al empleado; ella intenta tener sexo con todo el que se le cruza. Pasa una hora de película. Llega la noche y Robert se queda dormido en el suelo, beodo. Llega el día siguiente y con él más baños en pelotas y más cervezas, todo eso intercalado por planos de saltamontes, y siguen pasando más y más horas de metraje –la película no dura más de tres, pero son como los años de los gatos: cada una vale por siete-. Y ahí estamos nosotros frente a la pantalla, contemplando a los hermanos comportarse de forma cada vez más irracional y violenta y esperando a que lo que el director Philip Gröning nos cuenta empiece a tener el más mínimo interés, aunque conscientes de que eso es cada vez más improbable. Al final, está claro quiénes son los idiotas en esta historia.  

El nacimiento de un icono infantil

En la cuarta de las películas que estrena en el certamen alemán –con la primera, 'A soup', ganó el Oso de Plata a la mejor directora en el 2006-, la danesa Pernille Fischer Christensen explora el lado más humano de uno de los grandes iconos de la historia de la literatura infantil: la autora sueca Astrid Lindgren creadora de la célebre saga Pippi Calzaslargas.  

Presentada fuera de concurso, 'Becoming Astrid' en concreto la acompaña en los últimos años de su adolescencia, durante los que mantuvo una relación con un hombre casado y, tras quedarse embarazada, se vio obligada a abandonar a su hijo. Situada entre el culebrón y el relato de empoderamiento feminista, la película celebra cómo Lindgren desafió las expectativas sociales y religiosas de la época para llegar a reunirse con el niño, poco antes de empezar a publicar sus cuentos. “Esos libros fueron parte esencial de mi educación existencial”, asegura Fischer Christensen. “Gracias a ellos descubrí conceptos como el bien y el mal, el coraje y la responsabilidad y, sobre todo, la libertad”.

0 Comentarios
cargando