Ir a contenido

LA 68ª EDICIÓN DE LA BERLINALE

Gus van Sant decepciona en Berlín con 'Don't worry, he won't get far on foot'

El director narra, con exceso de sensiblería, el periplo del caricaturista parapléjico John Callahan, interpretado aquí por Joaquin Phoenix

Nando Salvà

Joaquin Phoenix, Gus van Sant y Udo Kier, en la presentación de Dont worry he wont get far on foot en Berlín 

Joaquin Phoenix, Gus van Sant y Udo Kier, en la presentación de Dont worry he wont get far on foot en Berlín  / EFE / CLEMENS BILAN

Considerada a grandes rasgos, la filmografía de Gus van Sant puede dividirse en dos categorías de películas: por un lado, obras que apuestan por la experimentación formal como 'Gerry', 'Elephant' o 'Paranoid Park'; por otro, dramas convencionales vehiculados por un obvio sentimentalismo, como 'El indomable Will Hunting' o 'Descubriendo a Forrester'. De 'Don’t worry, he won’t get far on foot', que ha presentado este martes a concurso en la Berlinale, podría decirse que se sitúa en medio de esos dos grupos o, más concretamente, que recurre a cierta intrepidez formal para contar una historia tan lacrimógena que, de cara a su estreno, el precio de la entrada debería incluir un paquete de kleenex.

En ella, Van Sant narra el periplo del caricaturista John Callahan, que a los 21 años se quedó parapléjico a causa de un accidente de coche. La buena noticia es que la película no es un homenaje sensiblero y vocacionalmente didáctico al triunfo de su protagonista sobre la discapacidad, aunque Joaquin Phoenix se la pase casi entera en silla de ruedas y moviendo solo la cabeza, el cuello y en menor medida los brazos; la mala noticia es que es un homenaje sensiblero y vocacionalmente didáctico a su triunfo contra el alcoholismo. Sí, es lo mejor que el director ha rodado en la última década, pero coincidiremos en que eso no significa gran cosa.

Quizá la pega más inmediata que puede ponérsele a 'Don’t worry, he won’t get far on foot' es que traiciona el espíritu de su protagonista. Al parecer el éxito artístico de Callahan se construyó sobre la mordaz irreverencia con la que sus viñetas trataban asuntos como el racismo, la homosexualidad o su propia discapacidad; pero los sucesivos segmentos de animación que a lo largo de la película van reproduciendo esos afilados chistes gráficos son solo el caballo de Troya a bordo del que Van Sant nos pasea hacia la catarsis emocional.

En el proceso, además, el único personaje diseñado para parecerse a una persona real es el propio Callahan. Todos los que lo rodean carecen de personalidad; su único objetivo es suministrar epifanías sobre la necesidad de perdonar y hurgarse en el alma y, en general, hacer una propaganda del programa terapéutico de Alcohólicos Anónimos tan machacona, y tan tramposa, que al salir del cine habrá quien sienta la imperiosa necesidad de tomarse un trago.

Maximalismo narrativo

El director filipino Lav Díaz, en la presentación de 'The season of the devil' en Berlín /AFP PHOTO / Stefanie LOOS

El filipino Lav Díaz, que también ha presentado este martes su candidatura al Oso de Oro, ha traído a la Berlinale exactamente lo que se espera de él: 'Season of the devil' es una película larga -cuatro horas; Díaz casi nunca las hace más cortas-, que medita sobre la historia de su país y que para ello recurre a una sucesión de largos planos en blanco y negro, la mayoría de ellos fijos. Pero ofrece una novedad: es un musical, aunque uno definitivamente austero. No incluye coreografías ni acompañamientos orquestales, solo personajes que hablan canturreando.

La adoración que la cinefilia tiene por Díaz probablemente garantizará a la película encendidos elogios pese a ser una obra notablemente inferior a 'The woman who left', por la que ganó el León de Oro en la Mostra de Venecia hace meses. Cierto que gana en estilización formal y en energía narrativa a partir de su tercera hora de metraje pero, a juzgar por la constante procesión de espectadores que salían del cine durante sus diversas proyecciones para la prensa, tanta paciencia no es habitual.

Willem Dafoe, la herramienta perfecta

Willem Dafoe y su esposa Giada Colagrande /REUTERS / HANNAH MCKAY

"Yo solo soy una herramienta para que los directores filmen su visión", ha afirmado en la Berlinale el actor Willem Dafoe, que sin duda atraviesa un momento dulce: a solo un par de semanas de saber si finalmente se lleva el Oscar por 'The Florida Project', el certamen alemán le concede un premio en honor a sus 40 años de carrera. "¿Mis ambiciones de futuro?", se preguntaba el actor ante la prensa. "Solo seguir tratando de ser útil, y de sentirme vivo durante los cinco minutos que estoy en este mundo". 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.