OTRAS MIRADAS

El pequeño teatro del 'procés'

El Lliure de Gràcia estrena un ciclo de lecturas dramatizadas de breves obras inspiradas en lo ocurrido en Catalunya en los últimos meses

 Banderas y carteles electorales se mezclan en Barcelona.

 Banderas y carteles electorales se mezclan en Barcelona. / EFE/JUAN CARLOS CARDENAS

Se lee en minutos

Angie Ramón

Los últimos acontecimientos vividos en Catalunya han llevado al Teatre Lliure a impulsar una reflexión política y ciudadana en clave dramática. "¿Qué más puedo decir? ¿Qué más puedo hacer?", se planteó Lluís Pasqual, director de la institución. Y de esa sensación de "impotencia" nació 'En Procés', un ciclo de lecturas dramatizadas que hablan sobre el debate soberanista y lo abordan desde distintos ámbitos y puntos de vista. Once autores han gestado otras tantas piezas de corta duración (unos 10 minutos de media) que se representarán los próximos 12 y 19 de febrero en el Lliure de Gràcia, bajo la coordinación del director Joan Yago.

Entre los microrrelatos de 'En Procés', título de resonancias kafkianas, hay historias que trasladan al lector a instantes vividos. La obra de Victoria Szpunberg, por ejemplo, tiene un trasfondo hondamente personal, pues habla de la carta que Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, envió desde la cárcel a su sobrina, hija de la dramaturga. "La leímos y me puse a llorar. Entonces supe que tenía que hacer la obra", recuerda. Para reforzar aún más el vínculo personal, la periodista Txell Bonet, pareja de Cuixart, será quien interprete esta pieza.

Marc Artigau, por su parte, propone una pieza sobre el referéndum del 1 de octubre. En ella, el actor Jordi Rico interactúa con una pecera vacía. En este formato, la escenografía es prácticamente inexistente y el espacio queda reducido a la presencia ocasional de algún objeto que acompaña al protagonista. En otra de las historias, por ejemplo, juega un papel importante un plátano. "Aunque partimos de conflictos sociales y políticos actuales, hay propuestas que utilizan tintes de humor para suavizar el contexto", apunta Artigau.

Un tono de denuncia

'En Procés' surgió el pasado diciembre por una necesidad, "como si fuese una receta", señala Pasqual. Los resultados de su encargo, añade, apelan a la "universalidad" de los hechos vividos y comparten un fondo de "poesía amarga". En el fondo, dice el director del Lliure, lo que se plantean son preguntas "desde el corazón y la voz". Y por eso, "no cabe la posibilidad del engaño".

En el caso de la dramaturga Lali Álvarez, tenía claro que quería hacer un texto interpretado por una mujer. la actriz Imma Colomer defiende 'Ella', una pieza que no habla tanto de la actualidad política catalana como del contexto social en el que esta transcurre. Álvarez se pone del lado de quienes han apoyado el 'procés' como "una toma de poder popular" y luego se han sentido engañados al ver cómo sus "necesidades reales" eran desatendidas.

Te puede interesar

Entre los autores que han aceptado el desafío de Pasqual figuran también Llàtzer Garcia (cuyo monólogo aborda el dilema de un hombre al que su vecina le pide que cuelgue una pancarta en su balcón), Cristina Clemente, Guillem Clua, Esteve Soler, Clàudia Cedó, Marta Galán, Helena Tornero Sergi Belbel, que en 'La soletat de l'u' se plantea qué ocurre en el segundo en el que un policía levanta su porra.

Pasqual, que pidió a los dramaturgos implicados que huyeran de maniqueísmos, adelanta que ahora tiene el proyecto de invitar a un grupo de autores de Madrid para que vuelquen también en pequeñas obras sus sentimientos respecto a lo que sucede en Catalunya.