Ir a contenido

LOS PREMIOS DEL CINE ESPAÑOL

Joaquín Reyes: "Me fui a dormir convencido de que lo habíamos hecho bien"

"No me arrepiento en absoluto de haber presentado la gala de los Goya, pero es muy difícil atinar", asegura el humorista sobre las feroces críticas recibidas

Julián García

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, presentadores de la gala, en la alfombra roja de los Goya

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, presentadores de la gala, en la alfombra roja de los Goya / JUAN MANUEL PRATS

Joaquín Reyes acabó la ceremonia de entrega de los Goya sin tener ni idea de que la cosa había ido realmente mal. "No me olía la tostada", asegura el humorista albaceteño en conversación telefónica con este diario. De hecho, tanto él como su compañero Ernesto Sevilla estaban convencidos de que la habían clavado, de que la gente se había partido el pecho con sus chistes. "Desde el escenario veíamos al público reír y la sensación, lo prometo, era buena. Yo me fui a dormir convencido de que lo habíamos hecho bien".

A primera hora de la tarde del domingo, sin embargo, Reyes empezó a darse cuenta de la verdad. Y era cruda. Lo había dado todo en la fiesta posterior a la entrega de los premios y estaba vagueando en la cama, esperando para ver el Espanyol-Barça, cuando empezó a recibir mensajes de móvil que le escamaron. "Me preguntaban cómo estaba, como si me pasara algo. Cuando leí un mensaje de mi primo que me decía 'os están cayendo muchas hostias, pero a mí me gustó', me di cuenta de que algo había fallado". Prefirió no entrar en Twitter, pero leyó tres duras críticas en las ediciones digitales de la prensa y ya no quiso leer la cuarta. "Seguí viendo el partido y después me volví a la cama a escuchar música medieval". Aunque no lo parezca, lo dice completamente en serio.

"Creo que la gala ya nació torcida. No fue hábil venderla como una gala feminista siendo presentada por hombres"

Pasadas las horas, Reyes reconoce cierta pesadumbre ante las muchas críticas recibidas, las peores de calle de su carrera, pero prefiere no caer en el fatalismo. "No me arrepiento en absoluto de haber presentado la gala. Lo hice con muchísima ilusión. La experiencia ha sido muy buena, pero es muy difícil atinar. No es por buscar una excusa, pero a Dani Rovira también le pusieron a parir los años que presentó la gala", afirma el cómico, que insiste en quitar hierro a las críticas. "Tampoco tiene tanta importancia. Los que nos dedicamos al entretenimiento estamos siempre expuestos, forma parte de nuestro trabajo. Y la verdad es que, hasta ahora, siempre nos habían tratado muy bien. Habíamos tenido mucha suerte. Así que si nos dan palos esta vez, lo suyo es encajarlos y ya está".

"Una mata que no ha echado"

Reyes, eso sí, no deja de darle vueltas a un tema: no entiende que la gala fuera un despropósito pero que tanto él y como Sevilla percibieran lo contrario desde el escenario. "No lo consigo explicar. Los ensayos habían funcionado, o eso parecía. La gente se reía. La sensación era muy buena. Me parecía que estábamos haciendo algo gracioso. Tenía la sensación de que las bromas encajaban con el tono de la velada, pero... El problema es que la gala es muy larga e interviene mucha gente, y nunca tienes el control total, solo sobre lo que haces y dices tú". En cualquier caso, ya no hay vuelta atrás. "Me apena mucho porque me habría encantado que hubiera gustado, pero qué le vamos a hacer. Una mata que no ha echado".

El cómico chanante asegura no haber hablado todavía con nadie de la Academia del Cine Español. "Tenemos previsto reunirnos un día. Pero creo que la gala ya nació torcida. No fue habíl venderla como una gala feminista siendo como era una gala presentada por hombres. Eso ya hizo que la gente la cogiera con bastante suspicacia". Reyes, por supuesto, no se ve otro año presentando los Goya. Ríe ante la pregunta: "Sinceramente, no creo que nos vuelvan a llamar. En realidad, quizá nuestro humor es más eficaz para momentos puntuales de la gala, como ya hicimos en otras ediciones, que no para presentar una ceremonia entera". ¿Y ha hablado con Ernesto Sevilla? ¿Cómo se encuentra su compañero? "Sí, he hablado con él, y está bien. Al final nos hemos reído, hemos hecho algo de broma, porque no nos queda otro remedio que tomárnoslo con humor".

La respuesta de Sevilla

El propio Sevilla contestó a través de su cuenta de Instagram. "Nunca podréis conmigo porque soy idiota", escribe el humorista dentro de una imagen suya en forma de caricatura, con la inequívoca etiqueta #goya2018. 

#goya2018

Una publicación compartida de  Ernesto Sevilla (@ernestosevillaoficial) el 

0 Comentarios
cargando