Ir a contenido

LOS GALARDONES DEL CINE ESPAÑOL

Goya 2018: ellos también maquillan

Las cuatro películas candidatas al premio al mejor maquillaje y peluquería tienen a hombres en sus equipos

Gorka Aguirre, de 'Handia', y Óscar del Monte, de 'Pieles', son especialistas en prótesis y efectos

Olga Pereda

Óscar del Monte, especialista en efectos de maquillaje, en el rodaje de ’Pieles’.

Óscar del Monte, especialista en efectos de maquillaje, en el rodaje de ’Pieles’. / NIETE R. MIND

El Goya al mejor maquillaje y peluquería será este año para un hombre. Las cuatro películas que compiten en esa categoría -un terreno que habitualmente se considera un coto femenino- tienen al menos un varón en el equipo: Paco Rodríguez ('Abracadabra'), Gorka Aguirre ('Handia'), Sergio Pérez y Pedro de Diego ('Oro') y Jesús Gil y Óscar del Monte ('Pieles'). ¿Significa esto que las cosas están cambiando y que existe mayor paridad en la industria? No. Al menos, no tanto.

Gorka Aguirre ('Handia') y Óscar del Monte ('Pieles') aspiran al premio al mejor maquillaje, pero su especialidad no es el 'found de teint', ni el rímel ni la sombra de ojos ni el secador de pelo. Su terreno son los efectos de maquillaje. Hasta hace unos años, la Academia de Cine los englobaba en la categoría de efectos especiales. Ahora están en la de maquillaje y peluquería.

Prótesis para las manos del gigante de 'Handia' / david herranz

Dientes, mandíbulas, orejas y manos

'Handia' y 'Pieles' son, a priori, las películas favoritas para conquistar el galardón. Solo la prótesis de Macarena Gómez en el debut de Eduardo Casanova (la actriz estaba completamente ciega) costaba una hora y media de poner. Mientras, el gigante protagonista de 'Handia' llevaba unas prótesis para separar los dientes, otras para ensanchar la mandíbula, unos separadores de orejas y unas manos de silicona más allá de las suyas.

El vasco Gorka Aguirre -que aspira por primera vez al Goya- y el madrileño Óscar del Monte -que ya fue nominado por 'No habrá paz para los malvados'- compiten por el premio más importante del cine español. Son rivales y también amigos (trabajaron juntos hace un tiempo en el mismo estudio). Los dos empezaron a amar su profesión a raíz del cine de terror.

El sirope de la pastelería

"Yo trabajaba en una pastelería y siempre estaba sacando sirope de fresa para luego hacer maquillaje de sangre en casa", explica Aguirre, que en su pueblo era conocido como 'el pastelero'. Empezó a trabajar de la mano del cineasta y vecino Koldo Serra y actualmente tiene junto a su socia un estudio de efectos de maquillaje en Getxo (Bilbao) donde crean de todo: desde un brazo con síntomas de peste bubónica a un ciervo prácticamente real. Aguirre ya colaboró en la anterior película de los directores de 'Handia', 'Loreak', donde modeló el cadáver del protagonista. También construyó cuerpos sin vida en 'Lasa y Zabala' (Pablo Malo, 2014) y en 'Gernika' (Koldo Serra, 2016). "Son escenas que el espectador ve durante cuestión de segundos, pero nuestro trabajo tiene que ser perfecto y realista. Los cadáveres de 'Lasa y Zabala', por ejemplo, tenían menos costillas porque había que basarse en hechos reales", explica.

Gorka Aguirre, en el rodaje de 'Loreak', la anterior película de los directores de 'Handia' / DAVID HERRANZ

El trabajo fue complicado en 'Handia', donde los directores Jon Garaño y Aitor Arregi no querían un 'hombre elefante', sino un ser atormentado, un gigante vasco real del siglo XIX que se pasea por media Europa cual feriante mostrando su descomunal cuerpo (2,42 metros). Mano a mano con su socia, Aguirre trabajó para dar aspecto de gigantismo al actor Eneko Sagardoy.

Making of de la película ’Pieles’ con impresionantes efectos especiales y caracterizaciones.

Un ano en la boca

Óscar del Monte también insiste en que los personajes de 'Pieles' -una chica con un ano en la boca, un joven con la cara abrasada, una prostituta sin ojos- tenían que ser creíbles y verosímiles. Son personas con taras físicas importantes, pero no podían quedar ridículos. Dueño de un estudio en Madrid y profesor de una escuela de imagen y sonido donde imparte clases de creación de prótesis, Del Monte trabajó codo con codo con Eduardo Casanova para dar vida a los personajes del guion. "Ha sido un proceso muy largo y muy artesanal. Las prótesis no son reutilizables y cada día de rodaje teníamos que poner una nueva a los actores. En el caso de Jon Kortajarena debíamos inyectarle el cabello pelo a pelo".

Diferencia con el Reino Unido y EEUU

Al igual que Aguirre, Del Monte empezó a amar su profesión gracias al cine de terror. Freddy Krueger y el Michael Jackson de 'Thriller' le inocularon el veneno de los efectos de maquillaje, una disciplina que ya está muy profesionalizada en España pero que sigue a años luz de otros países, como Reino Unido y Estados Unidos. "Aquí somos un poco hombres orquesta, hacemos de todo", explica Del Monte. "En el cine británico hay un técnico solo para lentillas y otro, por ejemplo, para prótesis dentales. En España es inimaginable ese nivel de especialización", añade Aguirre.

"Tenemos pasión por nuestro oficio, un trabajo que es muy vocacional", resume Aguirre. "Somos técnicos y hacemos lo que se nos diga, pero reconozco que el mensaje que ofrece 'Pieles' [un canto a la diferencia] es estupendo y a mí, personalmente, me aportó mucho -apunta Del Monte-. Eso sí, mi madre me sigue preguntado por qué me dedico a hacer cosas tan feas".