Ir a contenido

BCNEGRA

Los imperdibles del 'noir' catalán

Pedrolo, Jaume Fuster y Andreu Martín, los autores de las mejores obras de la novela negra en catalán, según los escritores Anna Maria Villalonga, Margarida Aritzeta y Àlex Martín

Anna Abella

El escritor Jaume Fuster.

El escritor Jaume Fuster. / FRANCESC CASALS

Las mejores novelas negras en catalán que cualquier lector no debería perderse, de los desaparecidos Manuel de Pedrolo, Jaume Fuster y Agustí Vehí, pero también de autores que siguen ‘disparando’ y dando en el blanco, como Andreu Martín, Antoni Serra y Llort. Las obras que aparecen bajo estas líneas, que no pretenden ser ningún canon, han sido recomendadas por tres profesores universitarios: Anna Maria Villalonga, escritora y comisaria del Any Pedrolo (que este año conmemora el centenario del nacimiento del autor); Margarida Aritzeta, escritora y miembro de Ofèlia Dracs, y por Àlex Martín Escrivà, director de Crims.cat y autor de ensayos como ‘La Cua de Palla: retrat en groc i negre’ y ‘Jaume Fuster. Gènere negre sense límits’ (Alrevés), que llega esta semana a las librerías.

'JOC BRUT'. Manuel de Pedrolo. ‘Joc brut’ (1965), el imprescindible de Pedrolo, donde el protagonista se enamora de una bella mujer que le pide que cometa un asesinato, compite con su otro de sus grandes ‘hijos’ oscuros, ‘Es vessa una sang fàcil’, que Martín Escribà destaca como la primera novela negra, que no policiaca, publicada en Catalunya (1954) y como “un texto experimental y nada canónico”. Ambas, junto a otras como ‘Acte de violència’, ‘L’inspector fa tard’, ‘Algú que no ha havia de ser’ o ‘Perquè ha mort una noia’, se reeditan en diversas editoriales este 2018 con motivo del Any Pedrolo.    


‘DE MICA EN MICA S’OMPLE LA PICA’. Jaume Fuster. Publicada en 1972 inaugura el género negro en los 70. La protagoniza Enric Vidal, "'capaç de tot per una mica de calé'". Influenciada por el ‘neo-polar’ francés, retrata la Barcelona de la transición, con una trama de evasión de dinero a Suiza y temas como el turismo y la emigración. Ninguno olvida citar también ‘Tarda sessió continua, 3.45’ (1976).


'TORN DE NIT'. Agustí Vehí. Fallecido prematuramente, como Fuster, a los 55 años, el autor de Figueres, en este seguimiento nocturno del turno de noche de la policía de su ciudad, supo vestir lo negro con humor. Martín Escrivà destaca “las persecuciones hilarantes que rayan el surrealismo y unos personajes extremadamente humanos”.


'CABARET POMPEYA'. Andreu Martín. Andreu Martín. Heredero de Jaume Fuster, Aritzeta recuerda cómo este presumía de haber convencido a Andreu Martín para escribir novela negra. Hoy, entre su prolífica y diversa obra, ‘Cabaret Pompeya’ desborda los límites del género mostrando un fresco de la Barcelona del pistolerismo anarquista de los años 20.


'ESPURNES DE SANG'. Antoni Serra. Con otros títulos como ‘L’arqueòloga va somriure abans de morir’ y ’El blau pàl·lid de la rosa de paper’, el “innovador” ciclo nacido en los 80 del detective portugués Celso Mosqueiro, de alma mallorquina, como su creador, destacaba por su humor ácido, según Villalonga y Aritzeta. 


‘NO N’ESTIGUIS TAN SEGUR’. Llort. Este periodista barcelonés nacido en 1966 representa sin duda la nueva generación encarnada por el riesgo narrativo y la innovación. Los giros inesperados se suceden en esta novela imprevisible del 2016 en la que el lector nunca puede estar seguro de nada.