Ir a contenido

PRIMERA JORNADA DE BCNEGRA

Joseph Knox: sexo, violencia y drogas en Manchester

El joven escritor y librero británico debuta con la oscura 'Sirenas', donde denuncia la explotación de mujeres jóvenes

Anna Abella

El británico Joseph Knox, este lunes en Barcelona, donde presenta en BCNegra su debut en la novela Sirenas. 

El británico Joseph Knox, este lunes en Barcelona, donde presenta en BCNegra su debut en la novela Sirenas.  / RICARD CUGAT

“He perdido a amigos y familia por la droga. Manchester tiene una epidemia de droga. Hay una de diseño, parecida al ácido, llamada Spice, que parece chic pero es repugnante y destructiva. Es normal ver gente en la calle con secuelas tremendas por tomarla”, revela durante la primera jornada de BCNegra este hoy librero y escritor británico de 31 años, Joseph Knox, que ha trasladado a su más que prometedor debut, ‘Sirenas’ (Roja&Negra), la atmósfera sórdida y decadente de los bajos fondos y las historias que vivió muy de cerca trabajando, de 10 de la noche a 5 de la madrugada, en el club nocturno más grande de la ciudad, “que ahora está cerrado porque tenía una reputación horrible de drogas y violencia y por la explotación de mujeres jóvenes”. 

Y este, confirma, es el tema que trata en ‘Sirenas’, título que alude a las chicas que recaudan dinero de la venta de droga en los clubs de una franquicia criminal. “Las mujeres del libro se basan en las que conocí entonces. Quería mostrar cómo además de explotarse a sí mismas eran explotadas y utilizadas por el lado oscuro de la ley, por el señor de la droga o por el influyente parlamentario. Esos explotadores son gente repugnante”, denuncia.

"Triángulo de poder"

Knox abre las puertas a “un triángulo del poder cuyos extremos son la droga, la violencia y el sexo” de la mano de un joven policía solitario y adicto a las anfetaminas, bebedor y caído en desgracia, manipulado por unos mandos de dudosa honestidad y obligado a infiltrarse en un círculo de la droga y a proteger a la hija adolescente de un político: es un “antihéroe, con todos sus defectos". “Aidan Waits no es la persona que me gustaría tener a mi lado en una situación de crisis. Pero, como mis otros personajes, se mueve entre la luz y la oscuridad, que va aprendiendo y creciendo. Los buenos son un poco malos y los malos un poco buenos. No creo en los protagonistas de series negras que son héroes desde el primer título. La vida no es así”.

“Hay mucho de mí en Aidan y me gustaría pensar que yo soy su lado bueno -asume Knox sobre quien vuelve a ser el protagonista en su segunda novela, que está a punto de salir en Inglaterra-. Somos como el perro y su amo, que se observan el uno al otro, pero no sé quién es quién en esa pareja porque durante los ocho años que tardé en escribir ‘Sirenas’ era difícil saber dónde empezaba él y dónde yo”.  

Joseph Knox, este lunes en Barcelona / RICARD CUGAT

Libros salvadores

Knox, que este martes participa en una charla de BCNegra junto a Emma Flint y Elena Varvello, estuvo tres meses compaginando el club, donde “bebía bastante y vivía de noche”, con un nuevo trabajo como librero. “Era bastante pobre. Pero aquello me salvó la vida”, afirma. Desde entonces no deja de escribir y lee no menos de dos novelas a la semana (P.D. James, Ellroy, Ian Rankin, Chandler... y tiene al lado abierto un ejemplar de la irlandesa Tana French). Y recuerda la primera vez que un libro le salvó la vida: “Tenía 14 años y era un chaval algo difícil y mal estudiante. Me convertí en un adicto a la ficción y entendí el poder de la escritura al leer ‘Historia de dos ciudades’, de Dickens”. 

Manchester y Joy Division

La post-industrial Manchester, cuenta, donde aún quedan “prejuicios, racismo y una rabia reaccionaria” que hace entender el desencanto de un país que ha votado el ‘brexit’, es la ciudad perfecta para ‘Sirenas’, “por su vida nocturna, su pequeño tamaño, pero también por su vida cultural, con grandes artistas y escritores”. Parte de su patrimonio es la banda post-punk Joy Division, a la que Knox lanza guiños en el libro. “Ellos suenan como la ciudad,que  no es simplemente dura, es bella, gótica, oscura, elegante. Tiene una decadencia bella”.  

0 Comentarios
cargando