Ir a contenido

GALARDÓN LITERARIO

El Hollywood de Jean Leon da a Martí Gironell el Premi Ramon Llull

El autor de 'El pont dels jueus' recrea en 'La força d'un desti' el triunfo del emprendedor catalán que en su restaurante se codeó con estrellas como James Dean, Marilyn Monroe o Paul Newman

Anna Abella

Martí Gironell, ganador del XXXVIII Premio de les Lletres Catalanes Ramon Llull.

Martí Gironell, ganador del XXXVIII Premio de les Lletres Catalanes Ramon Llull. / DANNY CAMINAL

Con la vida de película del empresario español Jean Leon, que antes de abrir sus bodegas en el Penedès huyó siendo joven de la España franquista a un Hollywood donde se codeó con las estrellas de cine y proyectó junto a James Dean un restaurante (llevándole él mismo a domicilio la última cena que tomó su también amiga Marilyn Monroe), el escritor y periodista de Besalú Martí Gironell (1971) ha forjado ‘La força d’un destí’. Con esta novela se ha alzado este viernes con el Premi Ramon Llull, el mejor dotado en catalán, con 60.000 euros.

“He reinterpretado y revivido una época de glamur a través de este emprendedor y visionario catalán de origen cántabro, que vive una vida de aventuras en el Hollywood dorado de los años 50 rodeado de estrellas como sus íntimos amigos James Dean y Sinatra, pero también junto a Paul Newman, Warren Beatty, Elizabeth Taylor, los Kennedy, la propia Marilyn o Ronald Reagan, que frecuentaban su restaurante”, ha señalado Gironell, que ha dedicado tres años a la novela. 

En 'La força d'un destí', Gironell rescata las peripecias de Jean Leon, nacido Ceferino Carrión en Santander en 1928 y fallecido en Los Ángeles en 1996. Leon parte, “tras siete intentos”, hacia Estados Unidos y como polizón en un barco que salía del puerto francés de Le Havre buscando una nueva vida “lejos de la gris y oscura Barcelona de posguerra” y la dictadura, ha añadido el autor de 'El pont dels jueus'. En Norteamérica se convirtió "en un ‘self made men’, un hombre creado a sí mismo, y para ello fue donde se forjaban los sueños, a Hollywood”. Se convirtió en ciudadano estadounidense y a punto estuvo de ser llamado a filas en la guerra de Corea. En la meca del cine su íntima amistad con James Dean y Sinatra le abrió la puerta de las ‘celebrities’. Con el primero, pese a su prematura muerte, abrió el famoso restaurante La Scala, que en los 50 y 60 frecuentaban las estrellas. 

Hermana de Jean Leon

La insatisfacción por el vino que servía en su restaurante le llevó a elaborar sus propios caldos en tierras catalanas, en el Penedès. Fue precisamente una botella de su bodega la que durante una comida desveló a Gironell, en el 2015, su peripecia vital. “Tras este vino hay toda una historia. Y me la explicaron y pensé ¿y nadie ha hecho nada sobre él? Y ahí empecé a buscar información”, ha comentado Gironell. Y habló con la hermana de Jean Leon, Anna Carrión Madrazo. “Ella me hizo entender cómo fue un niño de ocho años que tuvo que huir con su familia de Santander donde la casa familiar quedó calcinada en un gran incendio hacia Barcelona. Me contó anécdotas y detalles, cómo era, que tenía carisma y ‘sex appeal’, cómo se ponía a la gente en el bolsillo. Cuando leyó la novela me dijo emocionada que es como si le viera y oyera”, ha añadido.   

Otras fuentes documentales han sido una biografía, obituarios de ‘The New York Times’, las entrevistas con su hijo y con Jaume Rovira ,el enólogo que contrató para crear su propio vino, y las fotos que le facilitó su hermana.

Estrellas tras los focos

Gironell usa la figura de Jean Leon, que “es el gran protagonista” y cuyos amigos famosos –“unos secundarios de lujo”- le confían todo tipo de confidencias, para mostrar, aclara, “una visión muy cercana y humana de unos personajes que tras los focos son personas con sentimientos, que deben hacer sacrificios y tienen problemas como cualquier otra”. 

Gironell, que con ‘El pont dels jueus’ (2007) se abrió camino como autor de ‘best-sellers’ históricos como ‘L’arqueòleg’ (2010), ‘L’últim abad’ (2012) o ‘El primer heroi’ (2014), se coloca con ‘La força d’un destí’ como apuesta clara del próximo Sant Jordi. La novela será publicada el 28 de febrero por Columna en catalán, Planeta en castellano y luego por Belfond en francés.

Desde que en 1981 Joan Perucho, con ‘Les aventures del cavaller Kosmas’, recibiera por primera vez el premio, por el reconocimiento del Llull han pasado autores como Carme Riera, Terenci Moix o Pere Gimferrer. El nombre de Gironell viene a confirmar la tendencia de los ganadores de los últimos años, que han tenido un perfil entre comercial y mediático: Pilar Rahola (2017), Víctor Amela (2016), Xavier Bosch (2015), Care Santos (2014), Sílvia Soler (2013), Imma Monsó (2012), Núria Amat (2011) y Vicenç Villatoro (2010).

El jurado de la 38ª edición, que ha estado formado por Anne-Laure Aymeric (en representación de Belfond), Carles Casajuana, Pere Gimferrer, Gemma Lienas y Emili Rosales, ha elegido a la ganadora de entre 46 obras presentadas. 

0 Comentarios
cargando