Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

Crítica de 'Los archivos del Pentágono': prensa y política, un clásico

No hay sorpresas, sino una prolongada cadencia de clímax orales. Y Spielberg lo observa todo sin acidez

Quim Casas

Tráiler de Los archivos del Pentágono. (2017)

item

Los archivos del Pentágono ★★★

Dirección: Steven Spielberg

Reparto: Meryl Streep, Tom Hanks, Sarah Paulson, Jesse Plemons, Bob Odenkirk, Matthew Rhys.

Título original:  'The Post'

País: Estados Unidos

Duración: 116 minutos

Año: 2017

Género: Drama

Estreno: 19 de enero del 2018

'Los archivos del Pentágono' desarrolla todo lo ocurrido entre el 'Washington Post' (y otros rotativos) y la Casa Blanca justo antes del estallido de un caso aún más celebre, el Watergate. Spielberg termina su filme en ese punto, enlazando así con uno de los clásicos sobre prensa y conspiraciones políticas, 'Todos los hombres del presidente'. Pero si la película de Alan J. Pakula incidía en la conspiranoia, la de Spielberg se centra más en la libertad de expresión.

Antes del Watergate, que acabó con la trayectoria presidencial de Richard Nixon en 1974, aparecieron los archivos clasificados del Pentágono sobre la participación estadounidense en la guerra de Vietnam. Fue en 1971. Nixon no fue el único. Los informes venían de lejos, de los mandatos de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson. Pero Spielberg es un liberal nada radical que cree firmemente en los principios de la democracia norteamericana, así que el Gobierno de su país sale mal parado pero menos, como tampoco hace sangre de la figura de Robert S. McNamara, el secretario de Defensa más implicado en las mentiras vertidas sobre la contienda.

Spielberg observa el caso a través de dos miradas distintas pero complementarias, la de la directora y el editor principal del 'Washington Post', los personajes encarnados por Meryl Streep y Tom Hanks. Es la duda entre publicar los informes clasificados o no hacerlo. En preservar la libertad de expresión. En pensar en la salud económica del diario o desafiar al Gobierno.

Más o menos todo el mundo sabe cómo terminó el caso, y lo que significó tanto para el 'Post', que entonces estaba en horas bajas, como para las relaciones entre prensa y política. No hay pues sorpresas, sino una prolongada cadencia de clímax orales, los que corresponden a cada uno de los momentos en que la directora o el editor deben tomar una decisión importante. Y Spielberg lo observa todo sin acidez, convencido, como ya demostró en su 'biopic' sobre Abraham Lincoln, que el sistema democrático tiene fallos pero sigue siendo sólido.