24 nov 2020

Ir a contenido

REIVINDICACIÓN DE LA FIGURA Y OBRA DEL AUTOR DE 'JOC BRUT'

Any Pedrolo, más allá del 'Mecanoscrit...'

La digitalización de los mecanoscritos del prolífico escritor catalán, dos simposios universitarios y la publicación de un inédito entre las numerosas reediciones destacan en el año que conmemora el centenario de su nacimiento

Anna Abella

Manuel de Pedrolo en su despacho de Calvet, en 1985.

Manuel de Pedrolo en su despacho de Calvet, en 1985. / FUNDACIÓ PEDROLO

Sin soltar más prenda de lo que avanzó el pasado noviembre sobre el inédito de Manuel de Pedrolo que el 14 de marzo publicará Comanegra, de título ‘Infant dels grans’, la hija del autor, Adelais, ha presentado este martes oficialmente el Any que conmemora el centenario del nacimiento del prolífico escritor (más de 120 obras), junto a Laura Borràs, directora de la Institució de les Lletres Catalanes, y la comisaria, Anna Maria Villalonga. Un año que, según esta última, profesora de la Universitat de Barcelona, quiere acabar con “un cierto ostracismo y una visión sesgada” del escritor, más allá de su ‘best-seller’, el ‘Mecanoscrit del segon origen’, “recordar quién es y cuál fue su papel capital en la literatura catalana del siglo XX”, además de “reivindicar la extensión de su obra y su valor literario más allá del punto reivindicativo e ideológico de un autor que entendía su producción literaria como un servicio al país”.

Porque, como ha reconocido su hija, que impulsa desde el 2005 la Fundació Pedrolo, “era radicalmente ateo, radicalmente anticapitalista y antiautonomista”, un “independentista declarado”, “comprometido con la lengua catalana y el país”, “transgresor” y “consciente de que molestaba al sistema”. Posiciones que defendía en su obra y sus artículos, que hoy, 30 años después de escritos, son plenamente vigentes, añade, por la actualidad que se vive en Catalunya.

El Any Pedrolo cuenta con un presupuesto de 50.000 euros, ha comentado Laura Borràs en su último día como directora de la ILC antes de tomar su cargo como diputada en el Parlament. La reivindicación de Pedrolo (1918-1990), Premi d’Honor de les Lletres Catalanes 1979, estará presente en festivales literarios de este 2018, sobre todo en los de novela negra (no en vano fue director de la colección ‘La cua de palla’ y cultivó el género en obras como ‘Joc brut’), empezando por Tiana Negra (el próximo viernes y sábado) y BCNegra (29 de enero), pero también en el Festival de Poesía de Sant Cugat o el Black Edge (en septiembre, en Peralada), que instaurará el primer Premio Internacional que llevará su nombre. Pero también, destaca la comisaria Villalonga, será reconocido en el ámbito académico, que por ser un autor popular siempre se le resistió. Será con dos simposios, uno en abril en el Institut d’Estudis Catalans, por la Universitat Autònoma de Barcelona, y otro en octubre en las de Barcelona y Lleida. 

Digitalización, escultura y casa-museo

Otra labor de visibilidad del Any llegará con la digitalización de 20.000 páginas de mecanoscritos y 35.000 páginas de impresos literarios de Pedrolo para que puedan ser consultados en internet, gracias a la Càtedra Màrius Torres de la Universitat de Lleida. 

A la exposición permanente en la Fundació se sumarán actuaciones puntuales como la creación de una escultura en su pueblo natal, Aranyó (Lleida), una ruta y un Espacio-Museo en Tàrrega, en la calle donde vivió y un acto institucional aún sin fecha. 

Son estas algunas de las iniciativas que se irán desgranando pero, opina la comisaria, “lo que acabará quedando cuando acabe el Any” es la recuperación de los libros de un escritor y traductor que se diversificó en la novela, el teatro, la poesía, el cuento, el ensayo o el articulismo, “experimentando con géneros que se estaban trabajando en Europa en la época”. Ya desde el 2016 y el 2017 están volviendo a las librerías cuando antes apenas se encontraban cinco o seis. 

Libros y reediciones

Así, Comanegra lanzó en noviembre el relato ‘El principi de tot’, ilustrado por Pep Boatella, y el primero de dos volúmenes de ‘La terra prohibida’, un ciclo de cuatro novelas en total con personajes en la resistencia clandestina de los 50 que escribió en 1957 pero guardó en un cajón hasta dos décadas después porque no habrían pasado la censura franquista. Será también la editorial que en marzo lance el esperado inédito de unas 150 páginas, ‘Infant dels grans’, que Pedrolo regaló a su hija Adelais cuando esta tenía 15 años para que hiciera con ella lo que quisiera, “publicarla o guardarla”. 

Además de una biografía autorizada, a cargo de Bel Zaballa, y una antología de textos de no ficción y artículos (en Ara), ya está en marcha, añade, la reedición de unas 20 de sus novelas (en Edicions 62, Tigre de Paper, Sembra Llibres, Crims.cat, Navona...) y una obra sobre los informes de lectura que realizaba para editoriales que firmarà la propia Villalonga junto a Anna Moreno y Antoni Munné-Jordà, en Pagès Editors. 

Con esta ingente recuperación nadie que solo haya leído ‘Mecanoscrit del segon origen’ podrá decir, como cuenta en una anécdota Villalonga, “que no le gusta Pedrolo”.