Ir a contenido

Globos de Oro televisivos: justicia social pero también artística

Juan Manuel Freire

En estos tiempos de tumulto social, de regresión cívica y democrática, de llamadas a las armas contra las desigualdades, tienen las de ganar las ficciones que recogen las ansiedades de su tiempo y ofrecen, si no una solución, alguna forma de catarsis. En el año de #MeToo y Time’s Up, las mujeres y los proyectos en torno a ellas tenían que arrasar en los Globos de Oro. De lo contrario, internet se habría roto.

Tanto 'Big little lies' como 'The handmaid's tale' merecían premios por una amplia diversidad de motivos

No se engañen, misóginos: 'Big little lies' es una de las series del año, y no es un culebrón (con todo el respeto por ellos) pese a estar protagonizada por mujeres. Dos de ellas, Nicole Kidman y Laura Dern, se llevaron anoche premio por sus interpretaciones. La primera se lo merecía ya solo por la escena de sexo más complicada y ambivalente que se haya visto nunca en tele. Dern solo hizo que coronar su, quizá, mejor año.

'The handmaid’s tale' puede tirar en exceso de efectismos, pero otras veces sabe extraer tensión de un estatismo pictórico; Kubrick es aquí uno de los claros ases de guía, algo que no se puede decir de tantas series. Y lo que resulta indudable es, nuevamente, el poder de Elisabeth Moss, escalofriante como esa mujer decidida a ser más que útero con piernas.

Las dudas llegan, quizás, en el apartado de comedia. Últimamente a la HFPA le encanta ser la primera en reconocer algo, y este año quiso apostar por las novísimas 'La maravillosa Sra. Maisel' y 'SMILF', así como por sus actrices principales, Rachel Brosnahan y Frankie Shaw (también creadora del proyecto). Dos historias de mujeres con potencial por explotar que se abren camino en sus propios términos: la primera, trabajando como humorista cuando se supone que eso es cosa de hombres; la segunda, apostando por su viejo sueño de jugar al básquet y reconociendo su sexualidad sin problemas.

'Maisel' ha hecho doblete en el año de 'Master of none', temporada 2, o la mejor comedia romántica en siglos, además de gran homenaje a personas en los márgenes de la sociedad. Aziz Ansari, su creador y protagonista, se ha llevado un Globo de interpretación, pero casi parece premio de consolación. ¿Queremos premiar a futuros clásicos o simplemente a series que reflejan la conversación social más urgente? 'Master of none' es magistral, de verdad. Y lo más inclusivo y tolerante del mundo.

0 Comentarios
cargando