Ir a contenido

equipamiento cultural

El Palau de les Arts endereza su rumbo y cierra la crisis institucional

La ópera valenciana refuerza el protagonismo de Plácido Domingo y convoca un concurso internacional para escoger director artístico

Nacho Herrero

Imagen nocturna del Palau de les arts de Valencia.

Imagen nocturna del Palau de les arts de Valencia. / Miguel Lorenzo

El Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia ha vivido una profunda crisis en el último mes: una batalla entre quienes defendían el carácter excepcional e internacional de la ópera y los que apostaban por darle al coliseo un carácter más propio y abierto a otras artes locales. El ganador ha sido Plácido Domingo, pues ha quedado patente la ascendencia del barítono en la institución cuya complicidad han buscado los principales actores de esta guerra cultural como aval a sus posiciones. Este sábado se anunció que, además de seguir como director del Centro de Perfeccionamiento del recinto, Domingo ha aceptado presidir la Comisión de Mecenazgo.

El nuevo rumbo que se implantará en los próximos seis meses a Les Arts recoge aportaciones de ambos bandos: blinda la ópera como "punta de lanza" del centro y a su vez incluye un concurso público para la elección del nuevo director artístico, pero admitiendo la singularidad del proyecto ya que el sueldo del nuevo responsable estará dentro de los parámetros del mercado y se incumplirá así la máxima de que nadie cobre por encima del 'president' de la Generalitat.

El conflicto tras una dimisión

La crisis latente en la institución se agudizó el pasado 5 de diciembre cuando presentó su dimisión como intendente Davide Livermore, que sustituyó a la ahora imputada por prevaricación, malversación y falsedad Helga Schmidt. Lo hizo en una rueda de prensa a la que entró y de la que salió entre aplausos de trabajadores y colaboradores, y en la que estuvo presente Domingo dándole apoyo.

El escenógrafo italiano explicó que su marcha se debía a "trabas administrativas", ya que desde la Generalitat valenciana no se había puesto solución a lo señalado por la auditoría de la Intervención General autonómica que remarcaba que ni él ni sus colaboradores habían sido elegidos a través de un concurso tal como indica la normativa de contratación del sector público. El informe evidenciaba también la imposibilidad de compaginar la actividad que Livermore ejercía en la institución con otros trabajos. Pero, además, el entonces intendente deslizó que existía "la voluntad consciente o inconsciente de cerrar" el coliseo y de rebajar su carácter internacional.  

El valenciano, en el centro del huracán

Acabada su comparecencia, Domingo pidió soluciones a la 'conselleria' y advirtió que ningún artista de gran nivel estaría dispuesto a audicionar en Les Arts. "No es así como se trabaja", recalcó. También señaló que un concurso mal gestionado para elegir a un director artístico implicaba el riesgo de dejar Les Arts en manos inexpertas: "Si se antepone a un valenciano sin experiencia o conocimientos, correríamos ese riesgo", subrayó.

Unas horas después, Albert Girona, secretario autonómico de cultura, aseguró que el conocimiento "del país" contaría en la elección y avanzó que se quería abrir Les Arts "a todas las artes valencianas". Pero, sobre todo, dijo desconocer qué importancia podía tener la opinión "de una persona que viene de fuera", en referencia a Domingo. La escalada de tensión siguió cuando en una entrevista en el ‘ABC’, Livermore afirmó: "El nivel cultural de esta 'conselleria' parece el de una barra de bar y todos hablando en valenciano".

El nuevo proyecto

Ante el revuelo, el 'conseller' Vicent Marzà pidió un cara a cara con Domingo, en el que le reiteró la importancia de su figura en el proyecto y le explicó, antes que a nadie, el nuevo plan. Este tiene como bases la innovación y la internacionalización. "Es una persona importantísima para nosotros, lo es y lo ha sido. Contaremos con sus propuestas para que nos ayude y nos asesore", aseguró el 'conseller' en referencia al barítono durante la presentación pública de esta refundación.

Además, aclaró que, siguiendo el código de buenas prácticas del gobierno del 'Botànic', habrá un concurso para elegir al nuevo director artístico, y será con un jurado internacional y ofreciendo un suelo equiparable al del Teatro Real o al del Liceu. Y no nombró ningún requisito local. También dijo que aunque se potenciarán otras artes, seguirán siendo básicas las relacionadas con la ópera (música, canto, ballet y teatro), y que la programación en este ámbito será "de excelencia".

El 'conseller' quiso anunciar personalmente, a través de las redes sociales, que Domingo había aceptado la proposición de hacerse cargo de la Comisión de Mecenazgo que quiere que sea "un motor real de dinamización económica de Les Arts".